Por Catalina Vásquez
11 diciembre, 2015

Una maravillosa historia de superación y tecnología.

Vincent es un gato de Iowa, Estados Unidos, que nació con una anomalía nunca antes vista. Los huesos de sus patas traseras no se formaron por completo (faltaba la mitad de las tibias), por lo que no podría caminar jamás.

Captura-de-pantalla-2015-12-09-a-las-14.57.27
Fuente

Así, este pequeño fue encontrado en las instalaciones de un campamento de verano, cuando aún era un bebé, y llevado al refugio de animales Story County. Por lo general, estos casos extraños tienen muchas dificultades para ser adoptados o sobrevivir. Sin embargo esta vez, la historia tiene un final feliz y digno de mención, gracias a la determinación de los trabajadores del refugio, algunos veterinarios y un procedimiento experimental.

Captura-de-pantalla-2015-12-09-a-las-14.55.32
Fuente

¿Quieres conocer su historia de superación y todo lo que hicieron para ayudarlo? Entonces revisa el video a continuación:

httpv://youtu.be/QvlPnNY6n64

La anomalía de sus piernas significaría todo un desafío para los expertos:

Captura-de-pantalla-2015-12-09-a-las-14.57.16
Fuente

La Dra. Mary Sarah Bergh de la Universidad Estatal de Iowa, en conjunto con la empresa de ortopedia veterinaria BioMedtrix, tuvieron la genial idea de diseñar implantes que pudiesen ser insertados en los huesos de fémur de las patas de Vincent y salir a través de la piel:

Captura-de-pantalla-2015-12-09-a-las-14.56.24
Fuente

La recuperación de Vincent ha sido bastante dura, pero su futuro parece brillante:

Captura-de-pantalla-2015-12-09-a-las-14.50.24
Fuente

¿Qué te pareció la historia de superación de este gato? ¿Adoptarías a un animal con dificultades para caminar?

Puede interesarte