Por Antonio Rosselot
10 septiembre, 2020

La etapa universitaria es una de las mejores y más cortas de la vida, pero el gato Ponta no está dispuesto a transarla por nada del mundo. ¿Dónde va a dormir, si no es en el campus?

No nos malinterpreten: tenemos claro que en casi todos los países ir a la universidad es un privilegio al cual pocos pueden tener acceso, por lo que darse el lujo de perder clases es bastante desconsiderado.

Sin embargo, no podemos sino identificarnos con este gato naranja y blanco llamado Ponta, que se instaló hace por lo menos unos tres años en el campus de una universidad en Japón.

Twitter

Gracias al estatus y la confianza que fue ganando a lo largo del tiempo, ahora circula libremente por todos lados: jardines, escaleras, cocinas, baños e incluso las salas de clases.

Twitter

Y como un buen alumno universitario joven, vigoroso y energético, se dedica a dormir a vista de todos durante las cátedras. Todos somos Ponta.

Twitter

La vida de Ponta fue documentada en un paquete de imágenes compartido por la cuenta @animalkyat en Twitter, que acompañó el tuit con un comentario escueto pero revelador: “Un gato universitario con demasiada libertad”. Al minuto, el tuit acumula unos 292 mil “Me gusta” y 48 mil retuits.

Twitter

Si Ponta no está durmiendo —porque eso es lo que hace gran parte del día—, probablemente esté circulando por las dependencias del campus y recibiendo caricias de los estudiantes. Pero evidentemente, dormir es un mucho mejor panorama.

Twitter

Aunque claro, no todo es flojera y pereza. El gato también tiene sus momentos de iluminación, ya sea mirando atentamente una clase —de diez a las que asiste— o descubriendo nuevos lugares para pasar su tiempo de ocio, como estas bolsas de basura.

Twitter

Varios dicen que la etapa universitaria es la mejor y más corta de nuestras vidas, pero Ponta podrá vivir una vida completa de ritmo universitario y siestas en el campus.

Twitter

Definitivamente, ¡sabe cómo vivir la vida!

Puede interesarte