Por Juan David Montes
11 marzo, 2016

Bajo su pelaje se oculta algo aterrador.

Como si el entrenamiento de perros de pelea no fuera un problema suficiente, resulta que los gatos también se ven afectados por esta actividad tan macabra, pues son arrojados como carnada ante feroces caninos. Tal parece haber sido el pasado de Smurf, un gato que fue rescatado con varias marcas de mordidas en su cuerpo y cubierto con tinta casi imposible de quitar.

1
Nine Lives Foundation

Con menos de dos meses de edad fue dejado en un refugio animal de San José (California, Estados Unidos). Y aunque su color púrpura era lo que más llamaba la atención, bajo su pelaje se ocultaba algo aterrador.

2
Nine Lives Foundation

A lo largo de todo su cuerpo había varias mordidas y cicatrices que parecían dar una pista de su pasado: carnada para perros de pelea.

3
Nine Lives Foundation

Gracias a la intervención de Nine Lives Foundation, Smurf no fue sacrificado y pudo empezar un proceso de recuperación que todavía continúa.

4
Nine Lives Foundation

Monica Rudiger, veterinaria de Nine Lives Foundation, le comentó a The Dodo lo siguiente con respecto al diagnóstico de Smurf:

«No sé qué le ocurrió, pero mi mejor suposición es que fue usado como un juguete para morder. Tenemos un gato con múltiples heridas punzantes y abrasiones. Él no puede contarnos qué le ocurrió pero he visto esto antes. He visto a gatitos usados como carnada para otros animales».

5
Nine Lives Foundation

Las heridas han cicatrizado y aunque hay restos de tinta que se niegan a desaparecer, la vida de Smurf definitivamente ha cambiado.

8
Smurf and Wanda
9
Smurf and Wanda

Mientras se recupera se ha convertido en el mejor amigo -y los ojos- de Wanda, una gatita ciega.

91
Smurf and Wanda

¿A quién se le ocurrió lo de la tinta? 😡

Puede interesarte