Por Daniela Morano
12 junio, 2017

Pero no fue para atacarlo.

Si bien todos sabemos que la rivalidad entre perros y gatos es una rivalidad eterna, a veces dos especies distintas pueden llevarse bien. Como es el caso de este gato de raza tabby, que de la nada sufrió un ataque de amor y estando sentado directamente frente a un perro, lo abrazó. Y el perro acepta el abrazo.

¿Quién dijo que no podían llevarse bien? El perro ni se inmuta cuando el gato salta hacia el.

No sabemos por qué sucedió pero el resultado de seguro mejorará tu día si es que no estaba yendo del todo bien.

Te puede interesar