Por Predeterminado del sitio
25 septiembre, 2015

Esta imagen me llena de amor y pena al mismo tiempo. 

En el Parque Nacional de Virunga, ubicado en la República Democrática del Congo, se tomó una hermosa imagen, pero que a la vez, es consecuencia de un terrible acto. Se trata del abrazo que le dio el guardaparques Patrick Karabaranga a un joven gorila de montaña, para consolarlo tras quedar huérfano.

Tal cual lo lees. Los padres de este y otros dos pequeños gorilas fueron asesinados por los cazadores furtivos y traficantes ilegales de contrabando fuera del parque, lo que dejó a los pequeños desolados y en busca de nuevas figuras paternales.

gettyimages-455168115

Brent Stirton

Una situación terrible, pero que este guardaparques supo manejar con mucha psicología. Karabaranga se acercó al pequeño cuando se encontraba sentado y cabizbajo, lo abrazó para demostrarle su comprensión y cariño, y este gesto, al parecer fue muy bien recibido, ya que el gorila se lo respondió, al poner su mano sobre la pierna del hombre, como diciendo «gracias».

mz1m9-sad-gorilla-loses-mom-1

Phil Moore

Un vínculo hermoso entre dos especies, que nos demuestra que somos mucho más parecidos de lo que podríamos haber llegado a imaginar, pero que no por eso nos debe hacer olvidar el porqué se formó.

gettyimages-455168095

Brent Stirton

En el Parque Nacional de Virunga habitan cerca de 200 gorilas de montaña. Una cifra que equivale a un cuarto de la población mundial, teniendo en cuenta que en total quedan unos 800 individuos distribuidos por el centro de África. Se trata de una especie en peligro de extinción, que está hace muchos años en la Lista Roja de la UICN ¿Y la razón? Como siempre somos los culpables, ya que las principales causas de su muerte en estado salvaje son la pérdida de hábitat, la caza ilegal, los contagios de enfermedades humanas y la guerra.

gettyimages-455168145

Brent Stirton

Puede interesarte