Por Romina Bevilacqua
31 julio, 2015

¡Un acto de valentía y amor digno de ser recordado por siempre!

Regresó a casa y cuando vio que se incendiaba, temió lo peor… su perro estaba dentro. Sólo había dejado la casa para ir a la tienda por poco tiempo, pero las llamas y el humo de su casa comenzaban a expandirse rápidamente. Mark Woodbury no lo pensó dos veces, no dejaría que su perro muriera dentro de su hogar sin hacer nada para prevenirlo, así que se armó de valor y entró a la casa. “Lo primero en lo que pensé fue Ditch. No lo dejaría morir quemado”, contó Woodbury. “Mi perro lo es todo para mí”, agregó.

Su rescate sin embargo no fue fácil. Por el calor y el humo que no le permitían respirar ni ver qué había delante de él Woodbury tuvo que hacer tres intentos, entrando y saliendo de la casa, antes de poder encontrarlo y salir con Ditch en brazos hacia la calle. Una vez que lo rescató Woodbury le dio respiración boca a boca y le practicó primeros auxilios hasta que llegaron los paramédicos que le dieron oxígeno. Luego lo llevó a la clínica. Ditch, un pastor alemán mestizo de 4 años al que Mark había rescatado y adoptado, ya estaba fuera de peligro.

Puede que este hombre haya perdido todas sus pertenencias, pero gracias a su heroico acto no perdió a lo más importante: su familia. 

Puede interesarte