Por Camila Londoño
1 marzo, 2016

Lo acompañó hasta el último suspiro.

Esta es la conmovedora historia de dos grandes amigos; de un mendigo y un perro que estuvieron juntos hasta el último minuto. Todos los días, este hombre sin hogar se dedicaba a cuidar carros frente a un banco en Oaxaca, México. Las pocas monedas que ganaba las invertía en comprar agua y alimento para su más fiel y leal amigo de cuatro patas. Un día, el mendigo se fue a descansar un rato, pero nunca más volvió a despertar. 

1perr
Fuente

Cuando las personas notaron que el hombre no respondía, llamaron a emergencias.

Definitivamente el hombre había fallecido, así que el equipo de emergencias intentó mover al perro (necesitaban llevarse a su dueño). Pero él se negaba a alejarse de aquel generoso hombre que le daba amor y comida. En algún punto, el perrito tuvo que ceder y una mujer de la brigada de emergencia, miembro de una asociación de protección animal aseguró que se haría cargo de él.

2
Fuente

Y así fue, la mujer lo subió a su camioneta, pero al arrancar, él saltó y corrió de vuelta a donde estaba su amo.

Junto a él lloró y esa fue su último adiós. Tuvieron que subirlo en la cabina de la comioneta para poder llevarlo al refugio donde se encuentra actualmente. Ahora espera por un nuevo dueño y nuevo hogar lejos de las calles.

728
Fuente

Otra historia que muestra la ABSOLUTA lealtad de los animales. 

Puede interesarte