Por Luis Lizama
8 noviembre, 2019

Vive en Orlando (EE.UU.) y pronto cumplirá un año viviendo de forma sustentable.

En el mundo hay cada vez más personas que cambian su estilo de vida. La búsqueda de un estilo más sustentable, con menor impacto ambiental, se torna un ideal que puede cambiar nuestra forma de ser. Así pasó con el estadounidense Rob Greenfield.

Este hombre vive sólo con lo que la naturaleza le da. Usa plantas de su jardín como papel higiénico

Comenzó viajando a través de autostop, para reducir su impacto ambiental, pero poco a poco se fue introduciendo en el mundo natural.

Lleva un año viviendo de esta forma: sólo se alimenta de lo que crece en su jardín, no come nada que haya costado dinero. 

Agence France-Presse

Come lo que planta, pesca y recolecta agua del mar para obtener sal. El próximo 10 de noviembre ya cumplirá un año y su experiencia es increíble.

Eligió la ciudad de Orlando, pensando en el clima subtropical, que ayuda a la naturaleza y las plantaciones. A pesar de ser muy urbanizada, con gran tránsito de personas, a él no le molesta.

Agence France-Presse

«Llevo un año cultivando y recolectando el 100% de mi comida. Nada de restaurantes, nada de cervezas en un bar. La naturaleza ha sido mi jardín, mi alacena y mi farmacia».

Comentó Rob a AFP.

Tiene 33 años y tampoco usa zapatos, su ropa es la misma que ocupa en sus videos de YouTube. Vive en el patio trasero de una casa que los dueños permitieron que usara.

Come papayas, yucas, bananas, papa dulce, berenjenas, tomates y otros alimentos que crecen en su huerto. Los cocina en una que construyó al aire libre, igual que un baño.

Agence France-Presse

Al lado de la tapa del inodoro, se ven las hojas de una planta que utiliza como papel higiénico.

«Es más suave que cualquier cosa que puedas comprar en una tienda».

Agence France-Presse

Al momento de realizar la entrevista para Agence France-Presse, comía un bol de papaya con venado, que encontró muerto, atropellado, en la carretera de Wisconsin, donde estuvo de vacaciones en el verano.

Aunque su nuevo estilo de vida parece sacado de una película, ya había conocido la fama durante el 2016. Caminaba por las calles de New York vistiendo toda la basura que producía, fue conocido como «trash-man» y su objetivo era concientizar.

Agence France-Presse

A raíz de charlas, conferencias y otras especies de voluntariados, ha recibido 9 mil dólares durante todo el año. Siguiendo su estilo de vida, la ha donado. 

«Inventé este sistema para ayudarme a mí mismo a no perder mis buenas intenciones. Creo en la vida humilde y creo que no sería fácil vivir humildemente si tuviera un montón de dinero».

Comenta Rob a AFP.

Probablemente el mundo necesite que avancemos hacia donde ya está Rob, aunque es difícil de comprender y compartir, no deja de tener razón hasta cierto punto.

Puede interesarte