Por Ghalia Naim
22 mayo, 2017

Recuérdenme no acercarme a las barandas de los muelles…

Cuando tenía 12 años visitamos una playa en la costa de Chile. El agua estaba helada y las olas amenazantes, pero igual me hice de valentía y entré al mar para echarme un buen baño. Estaba de lo más feliz cuando, de pronto, sentí que algo me rozó la pierna… «¡Un tiburón!» – pensé-, pero luego recordé que en esa área no hay, entonces, me di la vuelta y ahí estaba: un gran león marino que huyó en cuanto hicimos contacto visual. Por supuesto, llegué a la orilla y no volví a meterme nunca más debido al susto.

Algo parecido y pero mucho peor que mi experiencia sufrió una niña en el muelle Steveston Fisherman’s Wharf en Richmond, Canadá, y su «tragedia» se hizo viral.

Un grupo de turistas visitó el sitio para ver a los leones marinos que hacen vida en la zona y todo estaban maravillados con los animalitos hasta que sucedió algo demasiado inesperado. Una chica sentada en una de las barandas, fue violentamente arrastrada hacia el agua por una de estas criaturas.

Jukin Media
Jukin Media
Jukin Media

El evento fue grabado por Michael Fujiwara, quien le comentó al medio local Vancouver Sun que todo fue inesperado, chistoso y grave al mismo tiempo:

«Los lobos marinos captaron la atención de todos allí, incluyendo a la niña. Ella y su familia, supongo, vinieron y los alimentaron o algo y él se sintió muy cómodo y en confianza».

Según reportes, esta especie tiene antecedentes de actitudes agresivas, pero este no fue el caso. La niña solo estuvo un par de segundos en el agua hasta que fue rescatada y, además del susto, no le pasó nada… El culpable acuático se dio a la fuga.

Jukin Media
Jukin Media

Mira el video completo:

¿Has tenido una experiencia parecida con algún ser de la naturaleza? 

Puede interesarte