Por Juan David Montes
1 junio, 2016

Y del mundo entero.

Su especie recibe los nombres de ‘tejo negro ‘ y ‘tejo común’, y proviene principalmente de Europa. Justamente allí se encuentra uno de los ejemplares más famosos, por no decir que el más: se trata del tejo de Ankerwycke, cuya raíz se encuentra bajo tierras inglesas, en el condado de Berkshire.

Take a bough

A photo posted by Adam Luke (@adamluke84) on

Se calcula que este árbol podría tener entre 2.000 y 2500 años de edad, pero esto no es lo que más llama la atención sobre su historia.

Hay historiadores que coinciden cuando señalan al árbol de Ankerwycke como el lugar en donde el rey Juan I de Inglaterra firmó el 12 de junio de 1215 la Carta Magna, un documento clave en el desarrollo político del país europeo, como lo permite intuir este fragmento de un texto de J.J. Sheahen:

«Aquí los barones confederados se reunieron con el rey Juan, y habiéndole obligado a ceder a las demandas de sus súbditos que, bajo el pretexto de asegurar la persona del rey de la furia de la multitud, lo llevaron  a una pequeña isla que pertenece a las monjas de Ankerwyke [la isla], donde firmó la Carta Magna».

El convento mencionado habría existido en las inmediaciones del árbol durante el siglo XII.

#ankerwycke #yew #2500yearsold #runnymede #magnacarta

A photo posted by John Darlington (@johndarlington) on

Este árbol goza de cierta fama como el lugar de encuentro de los reyes sajones y también de Anna Bolena con Enrique VIII.

Para preservar su legado, se han tomado algunas muestras del árbol para sembrarlas en los jardines botánicos de Edimburgo y se planea construir una cerca que facilite su resguardo.

La construcción de la cerca debe contemplar diferentes medidas para asegurar la protección de las raíces, en este video puedes ver cómo se adelanta este sofisticado proceso:

httpv://youtu.be/Q7eAGm_F0Uw

Así se mantendrá protegido este icónico árbol.

Puede interesarte