Por Camila Londoño
27 julio, 2016

“El niño tuvo suerte de encontrar al perro”.

Un niño de 14 años llamado Juan Heriberto Treviño, estaba en un campamento de verano en la cadena montañosa Sierra Madre Oriental en México. Había ido por un poco de leña cuando de repente se cayó a un barranco y se separó de su grupo. Por fortuna, no estaba solo. Lo acompañaba un perro labrador llamado Max.

Juan había conocido al labrador sólo unas horas antes en el campamento.

Sien embargo, cuando él niño cayó, el fiel Max lo siguió hasta abajo. 

e03ec40a369ce026dfc5b7f706f1d143783d64eaa58d67d53cfc15df13e5b5a3
Protección Civil Galeana NL

El niño no sabía como regresar, así que decidió refugiarse bajo un árbol y el perro se quedó junto a él.

Juntos pasaron dos noches en las montañas (Juan no se movía en la noche para no perderse más) y fue Max quien hizo la diferencia. Las noches a la intemperie fueron menos difíciles gracias a él. 

“Tomé paxtle y lo puse en mis piernas para no tener tanto frío y abracé al perro”

-Juan Treviño-

5688b89847fb9f34269e34f8f77e064f166ce821e4768276a15e909c71e95dde
Protección Civil Galeana NL

Con la ayuda de Max, Juan logró sobrevivir hasta que las autoridades lo rescataron.

d82d462f0bc8d3e6fdc527a57aeaa4659fd19f45f25cd3a0635d1441a634ee6a
Protección Civil Galeana NL

Puede interesarte