Por Diego Cid
12 abril, 2017

Todo por culpa de los cazadores furtivos.

Los pangolines o manis son una tiernos animales nativos de Asia y Africa que, lamentablemente, también se cree son el mamífero más traficado ilegalmente en el planeta. Su valor reside en su carne, considerada un plato exótico en el sector y sus escamas, que falsamente se creen tienen propiedades curativas. Uno de estos en el mercado negro puede costar más de $1000 dólares.

Con eso, se estima que al menos un millón de ejemplares han muerto por el tráfico ilegal en la última década.

Es por eso que estas personas decidieron rescatar a un pequeño de ellos que encontraron en una trampa puesta por cazadores y lo llevaron a la organización de rescate Save Vietnam’s Wildlife.

Save Vietnam’s Wildlife

La gente está empezando a combatir el tráfico que amenaza con la extinción de los manis. No solo los están rescatando y rehabilitando en Asia una vez que están lo suficientemente fuertes.

En 2016, el CITES (Convención Internacional de Intercambio de Especies en Peligro de la Fauna y Flora Salvaje) decidió aumentar aún más su protección a esta especie, logrando prohibir oficialmente el tráfico de ocho tipos de pangolines.

Save Vietnam’s Wildlife

Mientras tanto, cada uno de los manis que puedan ser rescatados del tráfico cuenta. Este pequeño así obtuvo la ayuda que necesitaba.

Los rescatistas trataron la herida en su pierna luego de liberarlo de la trampa.

Save Vietnam’s Wildlife

Este pequeño tuvo suerte y logró salvar su pierna, pero aún queda mucho para lograr salvar a esta tierna especie.