Por Teresa Donoso
21 Abril, 2017

Lo adoptó y ahora forman una bella familia.

Si alguna vez te quedó una duda de que los animales pueden demostrar tanta inocencia, empatía y amor como el más puro de los seres humanos, entonces te invito a que conozcas esta hermosa historia de adopción, donde un simpático becerro está convencido de que una yegua es su mamá. La yegua se llama Moonshine y, según cuenta ABC News, un día las personas que trabajan en la granja la encontraron intentando darle leche a un pequeño becerro huérfano. Este hecho no es aislado y existen varias historias similares, como la de esta tierna perrita que adoptó, por voluntad propia, a un gatito para compartir su vida.

Wow – not something you see everyday when you go out to check on the horses Moonshine's owners were startled to find she'd made a little friend in an orphan calf.Read the story: http://ab.co/2oWReag: Gerda Glasson, Thargomindah

Posted by ABC Western Queensland on Tuesday, April 18, 2017

A pesar de que las especies son similares, no son exactamente iguales. Sin embargo, eso no ha evitado que Moonshine tomara el rol de madre postiza y decidiera adoptar a este pequeñín.

Según Gerda Glasson, cuidadora del ganado de la granja, la reacción de la yegua fue inicial y apenas vio al becerro lo tocó con la nariz, como queriendo decir “es mío”:

“Justo después el becerro comenzó a tratar de beber leche”.

Moonshine sólo había sido madre una vez, hace 10 años, pero en aquella ocasión su bebé había muerto. Quizás esta es la oportunidad que necesitaba pare reencontrarse con la maternidad.

Eso sí, la yegua actualmente no está produciendo leche, por lo que sus cuidadores humanos han estado alimentando al pequeño. De cualquier forma, igual le permiten acercarse a Moonshine para intentar beber de ella.

¿No te parece una historia reconfortante para terminar el día? A mí me lleno el alma de pura buena vibra.