Por Daniela Poblete
18 enero, 2019

A sus 8 años las manchas de vitiligo lo tenían entristecido, pero un labrador cambió su vida.

Carter Blanchard, tenía seis años cuando comenzó a notar algunas manchas extrañas en su rostro que con el paso de las semanas fueron creciendo. Los médicos le diagnosticaron vitiligo una enfermedad de la piel donde comienza a perder pigmentación y aparecen manchas blancas en el cuerpo.

La vida del pequeño cambió radicalmente, comenzó a perder confianza, su autoestima disminuyó hasta el punto de entrar en depresión y comenzó a odiar la enfermedad mientras sus manchas se hacían más grandes.

Es por esto que su madre comenzó desesperadamente a buscar algo que pudiese hacer que el pequeño se sintiera mejor debido a que temía que las cosas pudiesen complicarse más luego de escucharlo decir que odiaba la manera en que se veía.

Así que buscó soluciones en Internet y encontró una fotografía de Rowdy, un labrador negro de 13 años que es muy popular en las redes sociales después de haber sido diagnosticado con vitiligo igual que su hijo Carter.

Si bien estaban a gran distancia la mujer contactó a la dueña de Rowdy, le explicó lo que sucedía con su hijo y ella la madre del perro decidió aceptar su visita. Además, una persona se enteró de que no tenían dinero para pagar el viaje y decidió donar 5 mil dólares para el mágico encuentro.

Después de conocerse el pequeño renovó sus pensamientos, volvió feliz al colegio, con ganas de aceptarse por lo que decidieron buscar algún método para que el menor junto al perro pudiesen verse con frecuencia.

La verdad es que desconocemos que método emplearon, pero si podemos asegurar que han seguido viéndose mutuamente y el pequeño Carter ha evolucionado muy bien respecto a su vitiligo.

Puede interesarte