¡Es el mayor honor que podría tener!

Es una historia que se repite demasiadas veces: una persona encuentra a un perrito en horribles condiciones, abandonado. Es la historia de cientos de canes (y de gatos, e incluso de otras mascotas más exóticas) de los que sus dueños no se hacen responsables o que han crecido en la calle. Es también el relato de cómo los voluntarios de Paws Across Oswego County conocieron a Kevin.

“A su cola le faltaba un trozo y había sanado, pero estaba quebrada y torcida. PAOC lo recogió del veterinario unos días después y comentaron su proceso de sanación con muchas comidas pequeñas al día, baños de medicamentos y alimentos de buena calidad”.

-Marjorie Wentworth, voluntaria de Paws Across Oswego-

Kevin conquistó rápidamente a los trabajadores de la organización en Estados Unidos, quienes notaron que tenía un infección en su vejiga que no curaba a pesar de los medicamentos.

Kisses for Kevin.

Un examen confirmó el oscuro diagnóstico: Kevin tenía una falla renal y le quedaba muy poco de vida.

El animal -que nunca pudo darse en adopción por sus problemas a la piel- había entregado mucho amor y entusiasmo a los voluntarios; ellos no querían que su recuerdo se esfumara en el tiempo.

Kisses for Kevin.

Fue por eso que se pusieron en contacto con el alcalde de Oswego, Billy Barlow, quien accedió a pasar un día con Kevin.

Y no solo eso… ¡consiguió un hidrante para el perro! Ahora el grifo lleva su nombre y la organización recibió un diploma con los detalles del homenaje.

Kisses for Kevin.

“Kevin siempre está feliz, se toma el día con mucho entusiasmo y amor por la vida, y siempre se nota”.

-Marjorie Wentworth-

¡Qué lindo gesto! Es lo que yo querría de ser perro. Puedes encontrar más fotos en su cuenta de Facebook.

Puede interesarte