Por Javiera González Ruiz
12 febrero, 2018

“Cuando se conocieron, simplemente se miraron el uno al otro como si supieran exactamente lo que el otro había pasado”.

La crueldad del ser humano llega a niveles inimaginables. Quien sabe por quizás que estúpida e injustificable razón, unas personas decidieron amarrar a este perrito y lanzarle ácido en su espalda. Luego, lo abandonaron. El animal sobrevivió de milagro al ataque, pero recibió la ayuda perfecta para sanar.

Según los informes de Trio Animal Foundation, el centro que rescató al golden retriever quemado, un hombre amarró a su perro por el cuello con una cuerda y le tiró ácido en su cuerpo. Como resultado, el animal quedó con gran parte de su espalda y hombros quemados.

Como lo abandonaron en una casa desconocida, la familia que lo recibió tuvo miedo de denunciar el caso a la policía, y en cambio, llamó a un grupo de rescatistas que decidieron ofrecer una recompensa de 5 mil dólares por si alguien ofrecía más información al respecto.

Trio Animal Foundation

Sin embargo, nunca hubo algún dato.

El perrito, bautizado como Charlie por el equipo de rescate, fue atendido por especialistas en quemaduras. Y aunque no necesitó ningún injerto de piel, tuvo que someterse a distintos procedimientos para retirar los tejidos muertos y así estimular el crecimiento de piel sana.

Trio Animal Foundation

Tuvo que pasar días con vendas y cremas especiales.

Y aunque le dieron mucho amor, todos tenían claro que Charlie jamás olvidaría lo que le sucedió.

Trio Animal Foundation

“Estaba muy, muy cansado de que le pusiéramos una correa porque lo habían amarrado“, dijo Naiden, una integrante del equipo de rescate. “Como tenía heridas tan delicadas en la espalda, no pudimos ponerle en un arnés“. Fuimos súper lentos con él y él simplemente floreció”.

Después de dos semanas en el hospital, Charlie volvió a la fundación de rescate en Chicago y allí conoció a un hermoso perro que vivía ahí: Hazel Grace, un perro de terapia.

Trio Animal Foundation

Este perrito también fue víctima de quemaduras en algún momento. Había sido incendiada y su estómago y espalda estaban tan quemados, que necesitó injertos de piel y hospitalización por casi 2 meses. Y Naiden la adoptó.

“Cuando se conocieron, simplemente se miraron el uno al otro como si supieran exactamente lo que el otro había pasado“. “Se unieron al instante, y parecía que Charlie la admiraba mucho a pesar de que era más grande“, dijo Naiden.

Como Charlie tiene solo 2 o 3 años, tiene mucha energía. Así que suele jugar con todos los perros de la fundación.

Trio Animal Foundation

Cuando sus cicatrices curaron, la familia perfecta llegó para adoptarlo.

Trio Animal Foundation

“Cuando escuché por primera vez su historia, simplemente sentí este impulso abrumador de ir a verlo“, dijo Karen Lagioia, la nueva madre de Charlie, a The Dodo. “No estábamos realmente buscando otro perro, pero tan pronto como lo conocimos, mi esposo me miró y dijo: ‘”Entonces lo traemos a casa, ¿verdad?”“.

Karen Lagiola

Y así fue.

Karen Lagiola

Los hijos de Lagioia, una adolescente y un niño, también se enamoraron de él rápidamente. Y el único problema que hay, es que los niños discuten por quién dormirá con Charlie por la noche.

Karen Lagiola

Pero en el día, Charlie pasa descansando con su hermano mayor, Moose.

Karen Lagiola

Ahora Charlie tiene una nueva oportunidad, y aunque sus heridas ya curaron, tendrán que cuidar su piel de por vida. En el verano deberá usar protector solar y siempre tendrá que usar algún chaleco cuando juegue con otros perros.

¡Larga vida a Charlie!

Te puede interesar