Por Antonio Rosselot
21 septiembre, 2021

Todo nació porque Galen es muy flojo para dormir y lo hace boca arriba, según su dueño Nolan. Por lo mismo, aprovechó las gracias de su perro para conseguir algo de dinero para sobrevivir en las calles de Nueva Orleans (EE.UU).

Es imposible no disfrutar las manifestaciones espontáneas que tienen los perritos hacia nosotros. Cualquier cosa que hagan será de una ternura enorme, y es que para eso están en nuestras vidas: para hacerla más alegre y llevadera.

Y si bien la gracia del perrito que les presentaremos a continuación no es precisamente la más agradable en su fondo, sí lo es en la forma: es imposible no derretirse.

YouTube / Paul Donovan

Este es Galen, un peludo rescatado que tenía 10 años de edad a la hora de ser fotografiado y grabado en Nueva Orleans (EE.UU). El perrito fue entrenado por su dueño Nolan para hacer un espectáculo callejero en donde se hace el muerto, y el hombre pide limosna para poder darle “un entierro digno”. Pero no es un espectáculo cualquiera: Galen tiene su propio traje fúnebre e incluso un ataúd donde se echa.

Uno de los letreros que lo acompaña reza: “Su nombre es Galen. Él tiene 10 años. Está sano, no drogado. Acepta propinas de dinero, golosinas y masajes en la barriga. Puedes acariciarlo. Por favor, sé gentil”. Es decir, queda más que claro que es un show y está muy lejos de ser una morbosa escena real. A su vez, el dueño pide un aporte monetario voluntario a cambio de una foto de Galen.

YouTube / Paul Donovan

Todo nació porque, según Nolan, el perrito es muy perezoso y duerme con el cuerpo rígido y con la panza para arriba. Por lo mismo, al hombre se le ocurrió que podría hacerle un refuerzo condicionado para que hiciese lo mismo en público y fingiera estar muerto, cosa de poder sobrevivir.

Claro, esta decisión no estuvo libre de polémicas. Mucha gente consideró que el hombre estaba explotando a su perrito para ganar dinero, además del evidente hecho de que jugaba con una situación delicada, como lo es la muerte. Pero la verdad es que gran parte del dinero era para la comida del perrito, compañero fiel de Nolan.

YouTube / Paul Donovan

Todos podemos tener la opinión que queramos, pero la verdad es que la escena es de una tremenda ternura. ¡Eso es innegable!

Puede interesarte