Por Luis Aranguren
25 septiembre, 2019

Al ver esta familia en la calle, el perrito olvidó la especie y decidió dar todo el amor que dentro guardaba.

Solemos creer que perros y gatos nunca se llevan bien, pero nos dan grandes lecciones y es que sin importar la raza suelen ayudarse cuando más lo necesitan. Así es el caso de Terra la gatita callejera que a diario pasaba por la casa de Reina, y un perrito llamado Archer que le tomó mucho cariño.

Archer decidió adoptar a esta gata que empezó a mostrar síntomas de embarazo, eso aumentó los mimos y cuidados.

Imgur

El tiempo pasó rápido y Terra dio a luz a 7 hermosos gatitos de los que Archer también se enamoró y decidió que los cuidaría día y noche. Básicamente es su papá y vela por su alimentación, cuidados y ayudar en la crianza.

Imgur

Terra no tiene problema y deja a Archer jugar con los gatitos en todo momento, básicamente sabe que están en buenas manos pues no los deja fuera de vista ni un segundo. Se puede decir que es su guardaespaldas, y los lleva a donde necesiten según Imgur.

Imgur

Su gran tamaño no es problema para que duerman juntos dentro de una caja, por el contrario son muy felices durmiendo todos dentro de una pequeña cajas.

Imgur

Al mirarlos todos juntos, Reina se sorprende como juntos son tan felices pues sin importar las especies. Perros y gatos comparten cada momento como si fuesen una real familia, Archer es más padre incluso de lo que ha podido ser el biológico.

Imgur

Es una historia que nos enseña que el amor es más fuerte que cualquier diferencia marcada, perros y gatos no se odian. Son estigmas del pasado que ya se deben olvidar, todos podemos amar y no importa a qué o quién.

Imgur

Gracias a el afecto de Archer los gatitos han crecido muy fuertes y son una gran familia, dejaron las diferencias atrás y solo se dedicaron a ser felices

Puede interesarte