Por Andrés Cortés
13 octubre, 2017

Estaban a punto de «mandarlo a dormir».

Cuando vemos a un animal agresivo, creemos por lo general que no hay posibilidad de que este cambie, pues imaginamos que se encuentra en su naturaleza. No obstante, como dice el viejo refrán, «el amor mueve montañas» y si bien en estos tiempos modernos es difícil creer que sea así, esta entrenadora demostró que el cariño, la confianza y sobre todo, la esperanza, aún es milagrosa.

Un perro de Sudáfrica era demasiado agresivo con todo contacto humano. Su nivel de ira y rabia era tal que los organismos que lo retenían habían planeado terminar con su vida y sacrificarlo.

YouTube 22bradshaw

Afortunadamente el destino de este perro tuvo un vuelvo. Una mujer entrenadora de animales pidió algo de tiempo para convertir a este animal en una mascota hogareña.

Las personas del recinto no creyeron en sus palabras, pero de todas maneras se lo entregaron y ella lo llevó a vivir consigo.

YouTube 22bradshaw

La entrenadora contó que en primera instancia fue difícil. El animal, desconfiado de su nueva dueña, se negaba a pasar tiempo con ella y se quedaba encerrado en el hogar que esta le había preparado.

YouTube 22bradshaw

La mujer cuenta que bastaron algunas semanas para que el animal finalmente comenzara a confiar en ella y finalmente aceptara todo el amor que la entrenadora estaba dispuesta a dar.

YouTube 22bradshaw

Finalmente, cuando el animal que estuvo apunto de ser asesinado se convirtió en una mascota doméstica, adoptaron a un amigo para ella. No pasó mucho tiempo para que llegaran más perritos.

YouTube 22bradshaw

Realmente es una historia muy conmovedora y esto nos demuestra que algunos animales solo necesitan un poco de amor y cariño.

Puede interesarte