Por Juan David Montes
22 julio, 2016

Es indignante.

Su nombre es Hank y tiene dos años. Es el resultado de un cruce entre un staffordshire bull terrier y un labrador. Pero para las autoridades de Irlanda del Norte tiene el aspecto de un pit bull y esto es motivo suficiente para que haya sido legal tomarlo de su hogar en Belfast, mientras sus propietarios no estaban en casa.

13700054_1809651015932153_3989932300847241362_n
Save Hank

El futuro de Hank tiene dos posibilidades: puede ser sacrificado legalmente por las autoridades que lo retuvieron o sus dueños pueden apelar en la corte.

13709821_1810645589166029_2045778635992052444_n
Save Hank

El artículo 25 (a) de la ley de 1983 sobre perros en Irlanda del Norte considera que algunas razas de perros, incluidos los pit bull, sean consideradas peligrosas y por consiguiente pueden ser “destruidas”.

El incidente ocurrió el pasado jueves 14 de julio, sin que Leonard Collins ni Joanne Meadows, los propietarios de Hank, fueran notificados previamente al respecto.

13709786_1809295515967703_3371306994197045997_n
Save Hank

Ambos aseguran que durante los dos años que han vivido con su mascota, jamás han recibido queja alguna con respecto a su comportamiento.

De hecho, Collins le mencionó a BBC que Hank permanece en calma durante la mayor parte del día:

“No puedo entender por qué alguien lo denunciaría. Él holgazanea aproximadamente el 90% del día y quiere jugar el otro 10%”.

Las medidas policiales implican que la ubicación del perro no sea revelada, así como la restricción de todo tipo de visita.

13769375_1809259722637949_9119531057870928436_n
Save Hank

Hank padece de una enfermedad en su piel que se mantiene bajo control con el suministro de un medicamento específico y sus dueños están preocupados por su estado de salud.

Ante las pocas alternativas que ofrece la legislación, han creado esta petición que tú puedes firmar aquí.

Puede interesarte