Por Daniela Morano
24 abril, 2017

Y parece un osito.

Bert es un perro de raza pomerania que se ve igualito a un oso de peluche. El comienzo de su vida fue difícil. Cuando tenía sólo 5 meses, el criador de Bert lo abandonó ya que pensó que era demasiado grande para venderlo. Menos mal apareció Kathy Grayson, quien lo vio en Internet e inmediatamente decidió adoptarlo.

Kathy es dueña de una galería de arte en Nueva York, y Bert se convirtió en el compañero perfecto. «Simplemente había algo en su mirada,» contó a The Dodo. «Creo que al día siguiente en Nueva York tenía una inauguración en la galería con cientos de personas, una cena y una fiesta. ¡Desde el primer día Bert estaba listo para unirse al mundo del arte!».

Remember when I had an even weirder haircut? What was this like in January? #pomhaircuts #chocolatepom

A post shared by Bertram The Pomeranian (@bertiebertthepom) on

La sofisticación del perro lo hizo encajar perfecto. «Es tan calmado y como…introspectivo. Ha atendido docenas de inauguraciones, ferias de arte en NY, Miami, Los Angeles…su motto es ‘¡Feliz de ser incluido!'».

Incluso le gusta a él mismo mostrar su arte. «Se sienta y baila a cambio de comida. También lo entrené para que besara cuando se le indicara…Es adorable pero ahora ya no hay besos gratis. Quiere comida a cambio».

¡Nos alegramos de que Bert haya sido rescatado!

Puede interesarte