Por Alejandro Basulto
3 diciembre, 2019

«Se volvió loco por eso», dijo Stefanie Papasoff, quien lo grabó desde su siguiente puesto en la fila. Sin duda los nuevos «Puppucino» causan sensación entre los caninos.

A muchos les gusta ir al Starbucks. No solo por lo icónica que es la marca y lo significativo que debe ser para algunos consumir en ella, sino que también porque posee un buen servicio, complementado con una mística única del lugar y sabores que realmente en ocasiones dan para repetirse lo pedido más de una vez.

Stefanie Papasoff

Y es que un café con un rico muffin de Starbucks nunca será algo que pueda ser rechazado, si está la oportunidad de ir por ellos, allá irá mucha gente.

Stefanie Papasoff

Entonces, uno entiende que este lugar para consumir algo rico durante el desayuno o la once, sea uno de los preferidos y de los que se encuentran en el top ten al momento de buscar un espacio para pasar un buen rato con amigos o simplemente trabajando en el computador portátil. Realmente son muchas las personas que son fieles consumidores de este local, ¿pero habrán solo humanos entre sus más leales clientes? Pues parece que no.

Stefanie Papasoff

Debido a que hay un animal, que sabiendo mucho de lealtad y siendo conocido por su legendaria y laureada cercanía con los seres humanos, que también sabe sacarle provecho a una visita en el Starbucks. Aunque sea pasando por la fila del auto-servicio con la finalidad de comprar productos para llevar. Como ocurre con este simpático perrito del video de a continuación, que fue grabado por la usuaria Stefanie Papasoff, quien se encontraba en el siguiente puesto en la fila tras este simpático canino.

Es que este amigo perruno realmente no puede ser más divertido. Ya que no es como cualquier animal que disfruta comer la misma comida de su humano, sino que es tanto su afán por ella, que se asomó por la ventanilla del automóvil, de la emoción y la ansiedad por recibir su famoso Puppucino en Starbucks. Hasta que finalmente le entregaron su pedido, no pudiendo ser más feliz. «Lo lamió todo, simplemente se volvió loco», dijo Stefanie, viendo el amor de este pequeño y peludo canino por los Puppucino.

Puede interesarte