Por Camila Londoño
11 marzo, 2016

Siempre caminaba a su lado derecho y lo hacía por una buena razón.

Mark tiene cinco años, vive en el Reino Unido y tiene un amigo gigante (pesa 82 kilogramos) de raza dogo de burdeos llamado Alfie. A donde quiera que Mark vaya, Alfie lo sigue. Hacen todo juntos y siempre, absolutamente siempre, se ubica justo al lado derecho de Mark. Los padres del niño, notaron lo que el perro hacía y aunque les pareció bastante peculiar, no se preocuparon demasiado. Lo que no sabían, es que Alfie estaba haciendo algo muy importante.

“Siempre pensamos que era una divertida coincidencia que Alfie se sentara o caminara a un sólo lado de él”.

-Sharlene- Madre de Mark

980x-1
Fuente

Pero el divertido misterio sobre Alfie se resolvió cuando el pequeño tuvo que ir al médico.

El doctor le diagnosticó astigmatismo severo en el ojo derecho. Aseguró que su visión estaba tan deteriorada, que a duras penas podía ver por ese lado. Si no le hubieran dicho esto, en muy poco tiempo, hubiera perdido la visión de su ojo derecho por completo.

980x-2
Fuente

Fue ahí cuando lo notaron.

Alfie no estaba jugando, tampoco estaba loco, él simplemente estaba protegiendo a su amigo. Antes que nadie, descubrió que Mark tenía un problema y quiso protegerlo, apoyarlo, guiarlo.  Ni siquiera Mark sabía lo que tenía. Lo más curios es que no es la primera vez que Alfie hace algo como esto. Un día, la familia notó que él lamía mucho la pierna de su otro perro, Cass. Cuando llevaron a Cass al veterinario, les dijeron que tenía un tumor justo en el lugar donde Alfie lamía.

“Creo que Alfie estuvo en este planeta antes. Hay algo de “sabelotodo” en su naturaleza. El instinto de Alfie es increíble. Él sabe cuando algo malo le pasa a Mark antes de que nosotros lo notemos, incluso cuando simplemente se está sintiendo mal”.

-Sharlene-

980x
Fuente

Ahora, los padres de Mark están haciendo todo por controlar el problema de su ojo para que no empeore. Y Alfie…Alfie siempre seguirá haciéndose a su lado. 

Puede interesarte