Por Alejandro Basulto
13 septiembre, 2019

El 11-S es una fecha triste para Estados Unidos, en la que casi 3.000 personas huían despavoridas del terrorismo. Pero hubo héroes, como los 300 perros de rescate, y entre ellos, esta intrépida canina que hacía de guía.

El atentado terrorista a las Torres Gemelas, durante el 11 de septiembre del 2001, provocó un antes y un después en Estados Unidos. Fue un momento que impactó a todo el mundo y que entristeció a todo un país. Casi 3.000 personas se hallaron despavoridas y desesperadas intentando escapar de una situación que nunca se hubiera esperado en los protegidos territorios del país más poderoso del mundo. Fue un evento trágico que cambió la ciudad de Nueva York para siempre. Después de ese episodio nada volvió a ser igual en esa ciudad.

PA

Y todas las tragedias dan origen a héroes. Y entre ellos, no solo habían humanos valientes, que ante el terror y el miedo que reinaba en el momento, en vez de escapar, prefirieron socorrer a quienes más requerían ayuda. Sino que también animales, caninos siendo más exactos. Unos 300 perros, que se unieron al esfuerzo de rescate de todas las personas que estaban siendo afectadas por el atentado.

Uno de estos héroes caninos, fue la hermosa y leal labradora, Rosello. Una perrita guía que tras salvar a su dueño no vidente, también guió a otras 30 personas para que con calma, descendieran los 80 pisos, a través de todo el fuego, humo y escombros que eran parte del escenario. Los llevó a un lugar seguro, convirtiéndose en su peluda heroína.

PA

Su dueño, Michael Hingson, gerente de ventas de la compañía Fortuna 500 Quantum, conoció a quien sería su mejor y más fiel amiga, en el año 1999. Desde esa fecha, se convirtió esta simpática perrita en su guía para todo momento, iluminando su camino a través de su olfato y más tierna compañía.

«Escuché un tremendo boom, y el edificio comenzó a temblar violentamente, antes de inclinarse lentamente, inclinándose más de 6 metros (…) Los que estaban dentro se convencieron de que estaban al borde de la muerte. Con lágrimas, sus colegas se despidieron. Estaba seguro de que iba a morir (…) Mientras todo sucedía, la explosión, los escombros en llamas, la gente en la sala de conferencias gritando, Roselle se sentó a mi lado tan tranquila como siempre. Ella no sintió ningún peligro en el humo y las llamas«

– contó Michael en una entrevista para Sunday Express.

Michael Hingson

Cuando ocurrió el ataque terrorista del cual después se supo que fue realizado por Al Qaeda, la perrita de Michael, Roselle se encontraba en su puesto de siempre, sentada debajo del escritorio. Sin verse afectada. «Roselle y yo éramos un equipo, y yo confiaba en ella», contó al respecto su dueño.

Y se dirigieron a la puerta, rodeados de personas inseguras, Roselle conducía a Michael por las escaleras, mientras la gente los seguía. Llegaron a la salida y un policía les ayudó. Afuera comenzaron a correr por sus vidas. Michael fue uno de los afortunados sobrevivientes, gracias a sus perrita Roselle. Noble mascota canina, que falleció en el año 2011, pero tiene un heroico legado que sigue vivo. En su memoria está la Roselle’s Dream Foundation que ayuda a no videntes, fue elegida por American Humane el perro heroico del año 2011 y hasta hay un libro sobre ella.

 

Puede interesarte