Por Antonio Rosselot
8 agosto, 2019

Lucky tiene heterocromía, una condición que le hace tener ojos de distinto color. Y donde quiera que vaya, será siempre el centro de atención ❤️

Si bien los perritos son los mejores amigos del hombre, también todos tienen un sello distintivo que los hace ser únicos para nosotros. En el caso de este perrito, ese sello único se encuentra en su cara, y es algo que llama la atención universalmente.

Les presentamos a Lucky, el pequeño perrito que tiene dos ojos de colores distintos y una arqueada mancha negra sobre uno de ellos, la que podría perfectamente ser como la ceja de La Roca.

Lucky tiene dos años de edad y vive en Tailandia con su dueña, Charice Fca Cha. La mujer lo adoptó hace tan solo unos días atrás, pero en este poco tiempo, Lucky ha demostrado ser una pequeña estrella de cine: se roba la película cada vez que sale a pasear con su dueña.

«[Lucky] genera muchísimas reacciones. Algunos se sorprenden, se motivan al verlo. La gente lo quiere conocer».

Charice Fca Cha a The Dodo

Lucky nació con una condición llamada heterocromía, por la cual cada ojo desarrolla un color diferente. En este caso, uno de los ojos del perrito es color celeste pálido y el otro de color marrón. Y claro, esa mancha arqueada lo hace ver como una caricatura directamente sacada de Nickelodeon.

Es importante comentarles que Lucky es real. Después de que Charice publicó su foto en las redes sociales, una porción de gente tuvo muchos problemas para creer lo que estaba viendo.

«Algunos piensan que usé un marcador permanente para dibujar su ceja, o que cambié su cara con Photoshop».

Charice Fca Cha a The Dodo

Aunque se vea bastante distinto al resto de los perros, por suerte Lucky goza de buena salud. Estaba algo delgado cuando Charice lo adoptó, pero la chica planea hacerlo ganar peso con una dieta apropiada para él.

En poco tiempo, Lucky y Charice han desarrollado una amistad y un cariño que promete ser inquebrantable. Ella ve el futuro con mucha expectación: quiere estar acompañada de Lucky hasta que ya no dé más, y que éste siga sorprendiendo a la gente que conoce en su camino.

 

Y claro, Lucky seguirá haciendo feliz a la gente con sus ojos y su ceja de caricatura.

Puede interesarte