Por Juan David Montes
2 diciembre, 2016

Ten cuidado. Te podría pasar.

Leo Gómez hace parte de la Policía de Santa Cruz (California, Estados Unidos). Hace poco atendió un caso que fue reportado de una forma poco convencional. En lugar de recibir una llamada por medio de una línea de emergencia, Leo escuchó un maullido desesperado que provenía de un auto estacionado en las afueras del Departamento de Policía.

Después de detectar cuál era el auto específico, Leo se dio cuenta de que el gatito estaba debajo del capó.

Cuando lo abrió encontró al cachorro escondido junto al motor.

15181148_1185941414828516_4283809768414742300_n
Santa Cruz Police

Tras intentar liberarlo varias veces, Leo tuvo que buscar al animal por debajo del coche para atraparlo con cuidado al gato, que estaba cubierto de mugre y grasa pero a salvo.

Una vez tuvo al pequeño en sus manos decidió adoptarlo.

15232122_1185941641495160_5707267434557494630_n
Santa Cruz Police

Este caso es un recordatorio para que en épocas de invierno se haga algún ruido que espante a gatos que estén ocultos en algún lugar de los autos que se estacionan al aire libre antes de encenderlos, pues es usual que lleguen atraídos por el calor que emanan los motores.

Puede interesarte