Por Ruben Peña Blanco
27 octubre, 2016

Intenta no llorar…

A menudo, nuestros primeros amistades son los más inolvidables. Tal es el caso de este pequeño pony llamado Breeze, y el amigo de peluche que le dieron en un pequeño albergue en su juventud, ya que fue rescato de su hábitat natural al perder a su madre cuando era aún un pequeño bebé.

980x-1
THE MARE AND FOAL SANCTUARY

En 2013 fue rescatado y se trasladado a un albergue de yeguas en el norte de Devon, Inglaterra, que se preocupa por los equinos necesitados como él.

En ese lugar Breeze conoció a su primer amigo, un oso de peluche de gran tamaño, llamado Buttons, y que serviría como una madre sustituta de clases para sanar su corazón, además de hacerle compañía cuando más lo necesitara.

11870823_10206670620357382_4483583624550411317_n
THE MARE AND FOAL SANCTUARY

Han pasado tres años desde que Breeze llegó al mundo y conoció a Buttons y al mismo tiempo han cambiado muchas cosas, aunque algunas simplemente han permanecido igual.

11889611_10206670621597413_260237561165032768_n
THE MARE AND FOAL SANCTUARY

Breeze es ahora un caballo sano, bravucón. Buttons, por su parte, continúa siendo compañía de los caballos más huérfanos que necesitaban a alguien para abrazar.

Recientemente el personal del albergue decidió juntar a Buttuns  una vez más con Breeze y su reacción fue increíble. Era como si nunca hubieran estado separados.

980x
THE MARE AND FOAL SANCTUARY

Breeze pasa ahora su tiempo con nuevos amigos en una manada de caballos más viejos, pero sin duda que no ha olvidado a su primer gran amigo.

Eso es hermoso, ¿cierto?

Puede interesarte