Por Elena Cortés
22 noviembre, 2016

No es tierno como todos pensaron, es peligroso.

Todo habrá comenzado como un extraordinario momento en que un oso polar, que parecía inofensivo, acariciaba con muchísimo amor a un perrito siberiano en Canadá. Pensábamos que era el claro ejemplo en que un animal como este oso no era «tan frío». Pero, recientemente Internet decidió revelar la verdadera cara del tiernísimo vídeo que nos fascinó a todos.

La historia del oso polar y el perro siberiano comenzó en Manitoba, Canadá. 

Y aunque claro está que nuestro pequeño destello de esperanza se dio cuando vimos a ese osito haciéndole cariños al perro… El final fue el que muchos ya habían imaginando… pero, hay que aclarar que el can del vídeo no fue la víctima.

Lo que pasa es que un hombre llamado Brian Laddon, es propietario de un refugio para perros.

3a7e8f3a00000578-3947730-image-m-34_1479429083383-2-2
Youtube

El señor asegura que alimentaba a los osos polares que circulaban por la zona con la mejor de las intenciones. Sin embargo, provocó que estos animales se quedaran en las cercanías sabiendo que tenían comida segura.

Y ahí nació la supuesta «amistad» entre osos y perros… la cual quedó en el total olvido el día que Brian Laddon olvidó darles comida.

3a7e8f3200000578-3947730-image-m-21_1479428525446-2-2
Youtube

Un solo día ha sido suficiente para que el oso captara su presa favorita y sí, se alimentó de uno de los perros. “Ese es el único día en el que no alimentamos a esos malditos osos, la única noche que no les dejamos nada de comer”, aseguró el señor a CBS News. 

Las autoridades de Manitoba procedieron a inmovilizar al oso que mató al perro. Los animales han sido trasladados a otra zona donde las autoridades los vigilan.

3a7e8f3600000578-3947730-image-a-20_1479428517963-2-2
Youtube

Recordemos que los osos polares están en peligro de extinción y ese estado canadiense está completamente prohibido alimentarlos. El dueño del refugio de perros dijo que estaba al tanto de eso y que las autoridades han amenazado en presentar cargos, «pero que quizás la muerte de uno de sus perros sea la lección que necesitaba».

¿Qué opinas?

Puede interesarte