Por Catalina Grez
30 noviembre, 2015

Un dúo dinámico que estará junto ante cualquier adversidad.

¿Sabes cuán importante son los amigos? Personalmente te diría que son muy relevantes y lo mismo te respondería este par de camaradas. Conoce a Glenn y Buzz, dos perros que se entienden perfectamente desde que se conocieron dando vueltas en las calles de Hartlepool, Inglaterra. Estos cachorros son inseparables y mientras hoy se encuentran buscando un lugar seguro para llamarlo hogar, saben que nunca se separarán.

Captura-de-pantalla-2015-11-27-a-las-16.36.37
Stray Aid

Buzz es un bull terrier Staffordshire, tiene mucha personalidad y es muy compresivo. Él es una gran ayuda para Gleen, el terrier blanco que lamentablemente tiene algunos problemas de visión por su edad, pero Buzz es su guía cada vez que salen de paseo. Nunca lo dejará sólo porque desde siempre han sido los mejores amigos.

No tenían alimento ni techo para vivir, hasta que fueron rescatados por el grupo Stray Aid.

Los integrantes de este refugio local se encargaron de examinarlos apenas los encontraron y llegaron a la conclusión que probablemente fueron abandonados por su edad y los problemas de visión de Glenn, porque ambos tienen más de 10 años. Una edad complicada si se considera que la mayoría de las personas prefiere adoptar cachorros más jóvenes.

Captura-de-pantalla-2015-11-27-a-las-16.36.47
Stray Aid

Los animales con necesidades especiales no siempre tienen la misma suerte que las criaturas comunes y corrientes: se necesita gastar dinero y tiempo en exámenes médicos, atención en consultorios y remedios. Por eso muchas veces son dejados a la deriva sin que nadie reclame por ellos.

Captura-de-pantalla-2015-11-27-a-las-16.36.31
Stray Aid

Un estudio reveló que los voluntarios de los refugios afirman que los animales con necesidades especiales son los más difíciles de reubicar en nuevos hogares.

Lamentablemente es una realidad que ocurre en distintos lugares del mundo y lo más triste no es eso, sino que son animales que sólo buscan amor y cariño, pero no lo tienen. Por lo menos ahora están bajo el cuidado de la organización Stray Aid. Ahora tienen el techo, comida y lo mejor de todo es que son queridos.

Puede interesarte