Por Francesca Cassinelli
9 septiembre, 2016

Los cuatro pequeños fueron encontrados junto al cadáver de su madre, que murió atropellada en Canadá.

Estas cuatro zarigüeyas bebé estaban acurrucadas junto al cadáver de su madre atropellada cuando las encontraron. Estaban débiles, no se habían alimentado y trataban infructuosamente de recuperar a su mamá subiéndose a ella. Tenían solo dos meses, pero el cuidado de un grupo de rescatistas las ayudó a sobrellevar el episodio. 

Algunos amigos creen que las zarigüeyas son feas. Están muy equivocados. 

La persona que encontró a los bebés en la calle los llevó inmediatamente a un centro animalista, el Wildlife Haven en Waterloo, Canadá.

Afortunadamente solo tenían unos rasguños y no sufrieron mayores heridas producto del accidente automovilístico que le quitó la vida a su mamá. Con el cuidado adecuado, sobrevivirían.

980x-2
Wildlife Haven Waterloo

Los especialistas del recinto las alimentaron con fórmula especial para ayudarles a recuperar fuerza y seguir creciendo sin problemas.

«Cuando las recibí, pesaban aproximadamente 62 gramos».

-Joy Huggins, del centro Wildlife Haven, en conversación con The Dodo-

980x-1-2
Wildlife Haven Waterloo

Tras una revisión concluyeron que los animalitos tenían solo dos meses de edad, y les ayudaron a seguir desarrollándose a través de juegos y cariños.

A las dos semanas del rescate, las zarigüeyas pesaban el doble que el día de su llegada.

 

980x-2-2
Wildlife Haven Waterloo

Como buenos hermanos, les gusta pasar tiempo juntos durmiendo acurrucados o compartiendo una rica merienda.

980x-5-2
Wildlife Haven Waterloo

 

El próximo paso para estos bellos animales es que sigan creciendo para poder liberarlos nuevamente en la naturaleza.

980x-3-2
Wildlife Haven Waterloo

 

Puede interesarte