Por Antonio Rosselot
13 agosto, 2019

La crianza, la paternidad y la maternidad no son una cosa de género, sino que solamente de amor puro.

El amor no tiene límites, códigos ni peros: es el único sentimiento universal que todos queremos vivir a fondo. Y para varios este amor también se traduce en la paternidad, en dar cariño eterno a un hijo/a y hacer que crezca en el ambiente más puro posible. Es por eso que el caso del que hablaremos a continuación tiene esos tintes de ternura que tanto nos gustan y que tanto celebramos.

De acuerdo a lo reportado por el periódico alemán Berliner Zeitung, dos pingüinos rey del zoológico de Berlín están cuidando un huevo entre ambos, el cual adoptaron como si fuera suyo. Pero lo que llama la atención en particular es que estos dos pingüinos, llamados Skipper y Ping, son machos.

Reuters

Según lo reportado por dicho medio, estos pingüinos han demostrado tener un instinto paternal muy marcado y latente, ya que antes habían “incubado” piedras y peces creyendo que eran huevos. Según la gente del zoológico, ambos pingüinos se han comportado como excelentes padres adoptivos y se alternan para mantener la temperatura del huevo poniéndolo entre sus patas e incubándolo.

El huevo fue abandonado por la única pingüina hembra del zoológico, quien demostró no estar preocupada ni pendiente de su futura cría.

Zoo Berlin

Skipper y Ping no han vivido un proceso de incubación demasiado tranquilo que digamos, ya que los cuidadores del zoo les han tenido que enseñar a cuidar el huevo del asedio y posible robo por parte de sus colegas pingüinos, una práctica muy común para la especie. Se supone que, de salir todo bien, Skipper y Ping serán orgullosos padres en el mes de septiembre.

Esta no es la primera vez que se ven casos de pingüinos emparejados con colegas del mismo sexo, una dinámica normal para estas aves. De hecho, hace no mucho, en el zoológico de Londres celebraron un evento del “Orgullo” para los pingüinos, ya que tienen unas cuantas parejas del mismo sexo dentro del recinto. Incluso, pusieron un cartel que dice “Algunos pingüinos son gay. Supéralo”.

Zoo Berlin

Esperamos que el nuevo hijito/a de Skipper y Ping nazca sano, y que sirva también para demostrar que la crianza, la paternidad y la maternidad no son una cosa de género, sino que solamente de amor puro.

Puede interesarte