¡Lo que sea!

No sabemos a ciencia cierta por qué les gustan tanto, pero los adoran más que a los láser. Quizás tengan cierta pasión por estos instrumentos de aseo personal o quién sabe, pero cuando Christy Dukitsch rescató a un pequeño gatito en el 2014, al que llamó Huey, nunca pensó que de todos los juguetes que le podía haber regalado, serían los hisopos con los que más jugaría.

Christy Dukitsch

«Se vuelve loco cuando los ve (…) Si le muestro uno, se pone muy feliz», dijo el dueño del gato a The Dodo. Además aseguró que el ocurrente felino moja los hisopos en su tazón de agua y luego se los lleva a su dueña como forma de juego.

Christy Dukitsch

Pero Huey no es el único gato con este extraño gusto. Walter White [¿será que le gusta Breaking Bad?] otro gatito rescatado de las calles de Toronto, parece ir más lejos.

Ayuda a su dueño a buscar los hisopos e incluso sabe el escondite secreto de los mismos. Se pasea por el baño hasta que abre con sus peludas patitas el armario en donde se encuentran y comienza su propia diversión.

Melanie Orfus

«En general, Walter simplemente golpea la punta de los hisopos con sus patas, mastica el algodón y los pierde debajo de los muebles», dice su dueña, Melanie Orfus quien indicó que a veces encuentra algodones por toda su casa, producto de esta manía de su mascota.

Melanie Orfus

No sabemos por qué estos gatitos tienen este extraño comportamiento cuando ven un hisopo, pero lo que sí es que se ven adorables al jugar con algo que los hace muy felices.

Melanie Orfus
Melanie Orfus

¿Qué te parecen estos gatitos?

Puede interesarte