Por Camila Londoño
25 septiembre, 2015

¡No más corazones con cicatrices!

Una víctima de un ataque cardíaco se puede recuperar. Eso es cierto.

Pero luego de un evento como este, el corazón termina con cicatrices que no permiten que el corazón bombee de una forma efectiva como lo haría en condiciones normales.

Pensando en esto, un grupo de científicos desarrolló un prototipo de parche que podría regenerar el músculo cardiaco y prevenir el desarrollo de cicatrices en el tejido. ¿Cómo lo hicieron? Utilizaron un parche colágeno y lo impregnaron de una proteína específica. Luego lo cosieron en los corazones de ratones y cerdos que habían sufrido de un ataque al corazón. De este experimento obtuvieron resultados bastante satisfactorios.

Encontraron que esta técnica aumentó el crecimiento de células sanas e incluso vasos sanguíneos que ayudaron a abastecer el nuevo tejido con oxígeno y nutrientes. Esto, redujo el número de cicatrices.

Al inicio de la investigación, empezaron observando animales, como peces, los cuales pueden regenerar, de forma natural, su músculo cardíaco. Encontraron que en estas especies la capa exterior del corazón, llamado el epicardio, estimula las células musculares del corazón existentes para replicarse.

#rybki w hotelu #oceanfish #akwarium #slonawoda

A photo posted by Robert (@robert.click) on

Pero para averiguar exactamente cuales eran los compuestos responsables de regenerar, utilizaron algo llamado la espectrometría de masas.

Con esto, identificaron más de 300 proteínas en el epicardio y luego de pruebas y más pruebas, fueron capaces de reducir la lista de proteínas a una sola. La necesaria para estimular el crecimiento de células: Folistatina (FSTL1).

https://instagram.com/p/7fGxPgjzqR/

Esta proteína pasó a formar el núcleo esencial del parche prototipo desarrollado por el equipo.

Al utilizar el colágeno y la FSTL1, el parche dio flexibilidad a los tejidos del corazón. Pero la prueba significó mucho más. El hecho de saber que el cuerpo no rechazaría este parche fue y es un avance muy grande, además de un verdadero triunfo.

¡El desarrollo del parche permitió también descubrir algo fascinante!

La función cardiaca de estos ratones y cerdos fue restaurada cerca de los niveles normales en sólo cuatro a ocho semanas después de la implantación de la misma.

¡Para le 2017 se esperan los primero ensayos clínicos en humanos! 

Puede interesarte