Por Javiera Irarrázaval
13 diciembre, 2016

Ellos eran parte de la terapia de abuelitos que padecen problemas de la memoria incluyendo Alzheimer.

El año 2015 fue muy especial para los residentes de un asilo de ancianos en Littleton, Colorado, en Estados Unidos. Cada semana los pacientes de esta residencia exclusiva para adultos mayores se llenaba de alegría en sus pasillos cuando recibían a sus invitados de luyo: Boris y Pumba, dos cerditos que ayudaban con su terapia llena de amor, cariño y entretención.

Gran parte de los ancianos que vivían en este lugar padecen algún tipo de problema de la memoria o Alzheimer, por lo tanto, el centro del hogar llamado Highline Place creó un programa para que cada domingo, ambos cerditos visitaran a los abuelos para que le alegraran el último día de la semana.

«Boris y Pumba dan vueltas en los pasillos del hogar Highline Place en un pequeño carretilla verde. Los residentes estaban un poco impresionados de ver a los cerdos cuando llegaron, pero después eran muy tiernos con ellos».

-Brinkley-Burgarft a USA Today-

Debido a la naturaleza del Alzheimer, los cerditos siempre son una sorpresa para los ancianos: «Los residentes no siempre recuerdan a los cerdos, así que cada semana es una nueva experiencia, lo que es genial». explicó Brinkley-Burgarft

Algunos estudios han mostrado que tener un animal cerca, hace que la ansiedad disminuya en las personas con problemas de memoria, ayudándolos a socializar un poco más. Usualmente para esta clase de terapia se ocupan perros y conejos, pero como veremos en el siguiente video, los abuelitos son felices de ver los cerditos.

Lamentablemente el programa terminó en agosto de 2015, tal como lo explica Upworthy,  ya que los cerditos  eran muy grandes y la encargada viajaría por un largo tiempo fuera de Estados Unidos, pero de todas maneras es una buena forma de mantener alegres a cientos de abuelitos que necesitan este tipo de terapia.

Deberían existir más terapias así en el mundo, ¿No creen?

Puede interesarte