¿Maullidos o ladridos? He ahí el dilema.

¿Prefieres pasar una tarde corriendo en el parque con tu perro o quedarte en casa leyendo un libro mientras acaricias a tu gato? Esta sencilla pregunta y su respuesta, podrían decir mucho de tu personalidad, y aún más increíble, de tu inteligencia, según un estudio realizado por la Universidad de Carroll, en Wisconsin, Estados Unidos.

Para esto, se le preguntó a 600 estudiantes si preferían a los gatos o a los perros, y luego se les sometió a un test de personalidad, inteligencia y lógica. Un 60% de los encuestados se identificó como amante de los perros, un 11% prefería a los gatos, y el resto de los participantes, afirmó que le gustaban ambos tipos de animales o ninguno de ellos.

¿El resultado? Los amantes de los gatos sacaron puntuaciones más altas en todas las pruebas, y demostraron tener personalidades absolutamente contrarias a los dog lovers.

Las personas que dicen preferir a los perros tienden a ser más animadas, enérgicas, extrovertidas y con tendencia a seguir las reglas, mientras que las que prefieren a los gatos son introvertidas, inconformistas, sensibles y abiertas a nuevas experiencias. 

Denise Guastello, una de los autoras del estudio, explicó que la diferencia de personalidad entre ambos tipos de personas, puede estar dada por su entorno, lo que también determinaría que prefiera una u otra mascota. Un ejemplo concreto de esto, es que las personas que tienen perros son más sociables. Sacan a pasear a sus mascotas y conversan con otros dueños en el parque, mientras que los dueños de gatos prefieren pasar su día leyendo en casa.

¿Qué te pareció el resultado de este estudio? ¿Prefieres a los perros o los gatos?

Puede interesarte