Por Javiera González Ruiz
5 septiembre, 2018

Al olfatear a su dueño se desesperó y supo de inmediato que volvería a ser feliz.

Hay personas que dicen que los animales se olvidan de sus dueños luego de años alejados. Sin embargo muchos creen que tienen memoria visual, pero sobre todo, jamás les fallará el olfato. Y de esa forma son capaces de reconocer olores y así identificar a las personas que alguna vez les entregaron cariño.

Así sucedió con esta perrita que no había forma de que se alegrara aún estando en un refugio rodeada de cariño… hasta que sintió un olor familiar.

Resulta que el animal había sido encontrado vagando por las calles de Argentina como un perro callejero, y para darle una mejor vida, la persona que lo encontró decidió llevarlo a un refugio de animales llamado Arca. Allí fue recibida con los brazos abiertos por el personal y comenzaron a buscarle un hogar. 

Facebook @Arca Animal del Ptdo. de Mar Chiquita

Pero su personalidad retraída y triste no interesaba a nadie, así que siempre adoptaban a otros perros más jóvenes y alegres que ella.

Cuando cumplió 2 años viviendo en el refugio, decidieron que era hora de promocionarla por internet, así que le tomaron una fotografía y la publicaron intentando que alguien se interesara en ella.

Facebook @Arca Animal del Ptdo. de Mar Chiquita

Sorpresivamente llegó un mensaje: era una mujer que decía que la perrita era de su hijo y que la habían estado buscando durante mucho tiempo. Ella se había escapado de casa y no habían podido dar con su paradero. Definitivamente Ariel Naveira, el dueño de la perrita, estaba muy emocionado con la idea de que pudiera ser su mascota.

Así que al día siguiente, a primera hora, fue al refugio para encontrarse con Pakita, su amiga de 4 patas.

Los encargados del refugio le pusieron una correa y la sacaron a pasear, y como siempre, estaba retraída, algo dudosa y ni siquiera había notado la presencia de Ariel. Sin embargo, él no aguantó la incertidumbre y que no lo reconociera, así que la llamó para que se acercara, y ella tímida, fue con la cola entre las piernas.

Parecía no reconocerlo… hasta que lo olfateó. Allí rápidamente su personalidad cambió y comenzó a dar saltos de felicidad intentando abrazar a su dueño, quien permanecía totalmente emocionado por haber encontrado -al fin- a su querida mascota.

Airel Naveira

Aunque no sólo la pareja estaba emocionada… el personal del refugio no podía más con tanto amor entre ambos.

Tras el reencuentro, Ariel se llevó a Pakita a casa y ambos están muy felices de que todo haya vuelto a la normalidad.

Ariel Naveira

Mira aquí el hermoso momento cuando reconoció a su dueño:

Puede interesarte