Por Daniela Morano
16 abril, 2019

Los culpables fueron sentenciados a 9 años y 6 meses en prisión por maltrato animal, un récord para el estado en el que viven.

En el año 2007, Louis un pit bull casi muere a manos del hijo de su antiguo dueño. Este lo golpeó brutalmente y le prendió fuego en una casa en el estado de Alabama, Estados Unidos. El caso estremeció no sólo al estado sino que a todo el país; no podían creer el nivel de violencia que había sufrido este inocente animal.

Las heridas eran tan severas que pensaron sacrificar a Louis, pero no pudieron. Movía su cola de lado a lado a sus rescatistas e intentaba lamer a los veterinarios que se le acercaban, se aferraba como podía a la vida.

Durante varios meses fue paciente del Hospital Veterinario Golden Animal en Montgomery donde aseguraron que el 70% de su cuerpo estaba quemado, necesitan de 33 cirugías para curar todas las heridas.

Dee Hartley

Dee Hartley, amante de los animales, supo que Louis estaba recuperándose en el hospital gracias a los medios que reportaron la noticia. Ella y su esposo no podían dejar de pensar en el pequeño desde que supieron lo que había ocurrido.

«Le dije ‘realmente quiero conocer a ese perro’. Tengo una corazonada sobre él», le dijo a The Dodo, pero William no estaba convencido pues ya tenían varios perros rescatados en casa.

Dee Hartley
Dee Hartley

Dee fue de todas maneras a visitarlo, sin comentárselo a su esposo. La conexión que sintió hacia Louis fue inmediata . «Estuve casi una hora con él, estaba en pésimas condiciones».

Tenía que contarle a William pues estaba segura de que quería adoptarlo. Lo que ella no sabía es que él también había ido a visitar a Louis y ambos se habían enamorado del perro. No quedaban dudas de que debía ser de ellos.

Dee Hartley
Dee Hartley

Sin embargo debían esperar a que el juicio contra su antiguo dueño terminara antes, así que mientras tanto se convirtieron en su familia temporal, aunque en sus corazones ya era parte de su familia. En enero del 2009 los antiguos dueños de Louis fueron sentenciados a 9 años y 6 meses en prisión por abuso animal, un nuevo récord para el estado.

Los Hartley adoptaron a Louis oficialmente.

Dee Hartley
Dee Hartley

«Es maravilloso y nos sentimos bendecidos de poder ayudarlo y ayudar a los refugios», dijo Hartley, queriendo demostrar que no porque un perro venga de un refugio es un mal perro.

Para su cumpleaños número 13, la familia le hizo una gran fiesta y todo el dinero recaudado fue donado a la Sociedad Humana de Elmore County. Por supuesto que muchos perros llegaron junto a sus dueños y Louis tuvo uno de los mejores días de su vida.

Dee Hartley
Dee Hartley

«Le encanta ser el centro de atención. Fue todo sobre él y para él».

Puede interesarte