Por Diego Aspillaga
29 enero, 2020

Los masivos incendios forestales que aún afectan a Australia pusieron a miles de especies en peligro de desaparecer. Este caracol crece sólo en un volcán extinto que había sido consumido por las llamas y se esperaba lo peor.

Los incendios de Australia amenazaban con terminar con uno de los ecosistemas más diversos del planeta.

Phillipe Francois

Las llamas que desde septiembre afectan al subcontinente han matado a más de mil millones de animales y quemado más de 18 mil hectáreas de bosques que albergaban a exóticas y emblemáticas especies como el koala, el canguro y el wombat.

El fuego ha sido tan devastador que todas las especies animales de Australia estaban en riesgo de extinguirse. La destrucción de millones de especímenes y de sus hogares pronosticaba un negro futuro para la fauna del país.

GoFundMe

Y entre los animales más afectados por esto, y de los menos conocidos también, estaban los caracoles del monte Kaputar.

Esta rara especie de molusco se caracteriza por su color fucsia fosforescente y brillante, por crecer y alcanzar una longitud mayor a una mano humana adulta y por vivir en un solo lugar en todo el mundo: el volcán extinto Kaputar.

Michael Murphy/NPWS

Es por esto que cuando los incendios forestales llegaron a ese monte, los especialistas temían que la especie desapareciera. y es que si bien los koalas, canguros y wombat también estaban en peligro, estos están presente en distintas partes del país y además hay varios en refugios y santuarios, por lo que si bien podían desaparecer, era más fácil ayudarlos a mantener la especie.

vets for compassion

Este no era el caso con estos caracoles. Encontrarlos en muy complicado y sacarlos de su hogar es usualmente una sentencia de muerte. Y con su hogar completamente arrasado por las llamas, lo más probable era que no se volvieran a ver en la faz de la Tierra. 

Pero estos animales demostraron que la vida siempre triunfa y se abre camino aún ante los más difíciles obstáculos.

Luego de una gigantesca tormenta que ayudó a los australianos a controlar varios focos de incendio y le dio un respiro de alivio a millones de personas y animales, los expertos fueron en busca de algún indicio de que los caracoles de Kaputar siguieran con vida.

Bobbafet192

Y la expedición fue exitosa. Porque ahí, entre medio de las cenizas y cadáveres, la naturaleza mostraba su resiliencia ante los ojos del equipo de investigación. Brotes de plantas, aves cantando y el sonido de la lluvia les dieron la bienvenida al volcán, donde también lograron divisar al menos 60 especímenes del exótico caracol fluorescente. 

Photography by Mary

A pesar de su apariencia frágil, estos moluscos demostraron una fortaleza y unas ganas de vivir impresionantes. Según los especialistas, los caracoles se habrían refugiado de las llamas bajo rocas y bajo tierra, publicó el portal de noticias Daily Mail. 

Pero no todo son buenas noticias. Si bien los caracoles no se extinguieron por completo, se estima que cerca del 90 por ciento de estos especímenes murió debido a los incendios. El resto, en tanto, queda a la deriva en un medioambiente que ya no tiene su principal alimento, los hongos musgosos que crecían gracias a la humedad que ya no existía.

Michael Murphy/NPWS

Se estima que los caracoles se demorarán unos 5 años en recuperarse completamente de los incendios y que sus números volverán a los índices anteriores en unos largos 20 años más.

Puede interesarte