Por Moisés Valenzuela
25 octubre, 2018

“Es mi cuerpo y mi decisión”, sentenció la joven.

La pérdida de un amigo es una de las cosas más difíciles a las que nos tenemos que enfrentar. Por eso es tan injusto que comúnmente los perros vivan menos años que nosotros: después de acompañarnos por tanto tiempo, dejarlos ir es lo más doloroso que nos toca hacer.

Pero cuando sucede no podemos evitarlo. Sólo nos queda guardar los mejores recuerdos de nuestros amigos, y cada uno es libre de hacerlo de la forma que le parezca. Tal como Bethany Cruickshank, una adolescente de 18 años que busca honrar a su perrita de una manera muy particular.

Pixabay

Mika era su compañera: una husky siberiana que estuvo con ella desde que era pequeña. Eran inseparables, y su muerte, como era de esperar, provocó una profunda tristeza en Bethany.

Estuvieron juntas por 11 años y ahora por primera vez no lo estarían más. Sin embargo, con el tiempo el dolor se transformó en alegres recuerdos y decidió que era tiempo de honrar a su perrita.

News Magazine

La joven decidió que un tatuaje sería la mejor manera de nunca olvidar a Mika, pero no cualquier tatuaje: la tinta sería mezclada con las cenizas de su fallecida mascota, para que pudieran estar “juntas por siempre”.

“Después de que Mika murió, la veterinaria hizo una impresión de su huella para que la conserváramos”, cuenta Bethany a NM. Eso le dio la idea del tatuaje. Sobre las cenizas, asegura que sus cercanos se sorprendieron, pero apoyaron su idea.

Pixabay

Para Bethany hacer esto es más significativo que tener las cenizas guardadas. Ante las críticas de las personas, ella sólo dice que debieran informarse más.

Y está en lo correcto: esta tendencia conocida como “tatuajes conmemorativos” cada vez toma más fuerza y son más las personas que los están solicitando. Contrario a lo que se puede pensar, no es una conducta antihigiénica y no presenta riesgos. Muy lejos de eso, es una forma de mantener cerca a alguien que ya no está con nosotros y no podemos juzgar a quienes lo hacen.

“Es mi cuerpo y mi decisión”, sentenció Bethany teniendo toda la razón.

 

Puede interesarte