Por Luis Aranguren
2 enero, 2020

Su hogar de cautiverio se quemó por completo, acabando con algunos orangutanes, titíes, chimpancés e incluso un gorila de lomo plateado.

Desde el inicio de las fechas festivas, hemos escuchado sobre evitar el uso de la pirotecnia debido al estrés que causa en los animales. Pero esta vez fue más allá, pues los fuegos artificiales quemaron el hogar los primates en el zoológico de Krefeld, Alemania.

Una manera terrible para recibir el 2020, pues alrededor de 2 mil metros cuadrados se quemaron por completo.

Getty Images

Por supuesto el debate sobre ese tipo de celebración se abrió nuevamente, pues esos fuegos artificiales quemaron todo solo al entrar en contacto con el pasto. El cuerpo de bomberos de la ciudad afirmó que todo se debió al uso de linternas voladoras o conocidas también como ‘globos de cantoya’.

«Nuestros peores temores se han hecho realidad. No hay animales supervivientes en el recinto de los monos. El jardín de los gorilas no se ha visto afectado».

Facebook del zoológico de Krefeld

Entre las especies más afectadas se encuentran los chimpancés, los titíes y los orangutanes mientras que otros están fuera de peligro pero con serias quemaduras.

EPA

Los bomberos hicieron lo mejor de sí mismos e impidieron que el fuego se propagara aún más, sin embargo, las llamas corrían rápido y los daños se valoran en algunos millones de euros. Lamentablemente aunque sean repuestos, nada tendrá el valor de cada uno de los animales que ahí perdieron la vida.

EPA

Las linternas chinas o globos de cantoya están prohibidos desde 2009, la policía se encuentra realizando investigaciones para determinar quiénes fueron los responsables.

Getty Images

Los cuidadores y personas que viven cerca del zoológico realizaron homenajes. Inclusive un altar en honor a cada uno de ellos, quienes llenaban de emoción y conocimientos a niños y adultos que visitaban el lugar.

EPA

Es hora de tomar conciencia sobre el uso de esta clase de juegos, ocasionan serios daños que lamentablemente no se podrán resarcir nunca. La vida no tiene precio pero sí valor, y es incalculable.

Puede interesarte