Por Luis Aranguren
20 marzo, 2020

Tras varios días moribundo, no se pudo ir sin despedirse de Ana Julia Torres, la mujer que lo salvó de un circo donde fue maltratado gran parte de su vida.

En ocasiones la vida no suele ser justa, mucho menos cuando se trata de animales salvajes a quienes encarcelan solo para el entretenimiento de los demás. Tal es el caso de Júpiter, un león que todos amaban en Colombia. La mujer que lo rescató de un circo, Ana Julia Torres, siempre estuvo dispuesta a hacer de todo por mantenerlo sano y salvo.

Durante mucho tiempo vivió en el Refugio Villa Lorena en Cali, ahí pudo descubrir que no todos los humanos eran malos e inclusive aprendió a devolver todo el cariño que recibía con abrazos y besos.

Twitter / Jenny Peréz

Lamentablemente las autoridades decidieron que aquel lugar no era «indicado» para Júpiter y por la fuerza lo llevaron al zoológico de Los Caimanes, en Córdoba, donde presuntamente sería bien cuidado. Lamentablemente no fue así, pues aquel lugar se convertiría en su perdición, al no tener tantos cuidados solo empeoraba lentamente y no había vuelta atrás.

Fue por eso que tras la insistencia y la ineficiencia del lugar, este inocente león pudo volver al santuario que le salvó la vida en Cali.

Twitter

Lamentablemente murió durante la noche del 18 de marzo, sin importar el arduo trabajo del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (DAGMA) y de un equipo veterinario, ya que el daño era irreversible. Según los exámenes realizados, Júpiter perdió la vida a causa de hemoparásitos, anemia, edema pulmonar, falla renal, falla hepática y otras más que se podían evitar con un buen cuidado.

El león nació hace 20 años y a los 2 años de edad fue rescatado por Ana Julia Torres, con quien creó una conexión especial.

Era muy divertido ver las fotos con abrazos y besos entre ambos, era un sentimiento de amor y agradecimiento especial que trascendía a la especie. Quizás si no lo hubiesen sacado de aquel refugio, al día de hoy estuviese vivo entregando esos bellos sentimientos a todos. Es lamentable su pérdida.

Durante los dos años en el zoológico a cuidado de los entes gubernamentales, Júpiter bajó su peso de 200 kilogramos a tan solo 90 kilos.

Twitter / William Fernando Martínez

Ana Julia a través del Noticiero 90 minutos expresó su dolor, no pudo contener las lágrimas y dijo que: «Para mí es muy duro, tanto esfuerzo, tanto trabajo y hoy, ya no está». Ella era feliz junto a él, hizo de todo para mantenerlo feliz y una vez volvió se esforzó en mantenerlo con vida.

Esperemos que ningún otro animal tenga que ser víctima de la burocracia, todos merecen tener una vida plena y mucho más cuando han sido rescatados. Tan solo imagínense todo lo que sufrió en el circo, y que luego, al sentir lo que es la libertad, deba volver a un lugar de encierro y malos tratos.

Twitter

Júpiter siempre quedará en el corazón de todos los colombianos y sobre todo en la mente de Ana Julia Torres, quien vio en él algo más que una bestia.

Puede interesarte