Por Daniela Morano
15 marzo, 2019

Otra vez busca una familia que la acepte.

Cuando Lily tenía alrededor de 3 meses de vida, fue rescatada de una casa en Staten Island, Nueva York, Estados Unidos. Sus dueños la mantenían en el patio trasero todo el día y apenas se preocupaban de ella, así que voluntarios de Fur Friends In Need se la llevaron a un hogar temporal, desde donde su familia subió fotos de ella a redes sociales, haciendo que todos se enamoraran de Lily.

«Cuando fui a buscarla a Staten Island, me la pasaron envuelta en una piel de seda y sus enormes ojos cafés me observaban», contó Collin Brink, el papá temporal de Lily, a The Dodo. «La senté en el asiento de adelante de mi coche y le puse cinturón, pero me di cuenta que comenzó a tiritar. En un semáforo le saqué el cinturón y la senté en mi regazo donde se quedó dormida hasta que llegamos a mi casa».

Katy Brink
Katy Brink

Recibieron muchas aplicaciones de personas que deseaban adoptarla y por fin se fue con una familia. Parecía el final perfecto, pero cinco meses después, la devolvieron.

Aunque la familia parecía perfecta para Lily pues además tenían otro perro, Lily se mostró un tanto agresiva con otros perros y su familia no sabía qué hacer. «Jamás buscaron a un entrenador o nos hablaron del problema», dijo Katy Brink, mamá temporal de Lily. «La dejaban salir sola y se metía en problemas, así que la devolvieron».

Katy Brink
Katy Brink

Lily está una vez más con su familia temporal, quienes la adoran y quieren encontrarle una casa lo más pronto posible, una donde sea el único perro de la casa así puede vivir tranquila.

Katy Brink
Katy Brink

Con ya un año de edad, es cariñosa y atenta de los humanos, con quienes le encanta jugar. «Genera lazos muy fuertes con la gente, es como velcro porque te sigue a todos lados. Espera en la puerta, pero no llora y le encanta estar sobre el regazo de uno mientras trabajas o ves tele».

Katy Brink
Katy Brink
Katy Brink

A Lily además le encanta ir a sesiones de entrenamiento pues tiene mucha ganas de aprender. De a poco ha progresado en su relación con otros perros y necesita de una familia que tenga el tiempo de entrenarla y hacer ejercicio con ella.

«Hará de alguna familia una muy afortunada durante muchos años».

Puede interesarte