Por Cristofer García
18 junio, 2021

Myko fue adoptado de un refugio de alta mortalidad donde vivió episodios desagradables, por ello, aún siente miedo. “Habíamos leído sobre cómo la ropa que se ajusta a la forma o la presión alrededor de las orejas puede ser calmante para los perros que están en un estado de excitación elevado”, relató su dueña.

Algunos perros que han vivido episodios traumáticos quedan con temores de por vida. Ellos luchan para superar sus miedos, pero en ocasiones necesitan apoyo de sus seres queridos para sentirse mejor con esta situación.

Así es el caso de Myko, un peludo que ha adoptado una costumbre tierna para sobreponerse a su temor. Este pequeño amigo de cuatro patas necesita de su disfraz de burro, el cual el tapa las orejas, para sentirse tranquilo y calmar su ansiedad.

@mykomushroom / Instagram

Solía usar esta máscara una vez al año, cuando llegaba Halloween, pero sus padres humanos descubrieron que es de gran ayuda que la vista seguido. Y es que, debido a que el pequeño vivió en un lugar hostil, desarrolló este miedo desde cachorro.

“Había sido rescatado de un refugio de alta mortalidad en Carolina del Sur, y antes de estar en el refugio, había sufrido algún tipo de negligencia“, comentó Elena, madre del canino, en conversación con The Dodo.

@mykomushroom / Instagram

“Cuando vimos fotos de él, fue amor a primera vista. Su carita en la pantalla con esos enormes ojos marrones instantáneamente nos habló a los dos, y supimos que teníamos que rescatarlo”, añadió.

Myko es un perro feliz pero también sensible, porque no es difícil reavivar sus traumas. De acuerdo a su familia, los fuegos artificiales y truenos lo asustan, como a cualquier perro, pero también le teme a los ventiladores de techo e incluso el agua.

@mykomushroom / Instagram

“Nunca sabemos muy bien con qué nos podríamos encontrar que desencadena una respuesta de miedo. A pesar de eso, es increíblemente valiente, inteligente y receptivo al entrenamiento; ha logrado mucho y ha superado muchos de estos desafíos“, contó Elena.

Al ver sus reacciones al miedo, que suele ser ladrar durante mucho tiempo, sus padres no sabían cómo aliviarlo. Poniendo a prueba muchas opciones, entendieron que se sentía tranquilo con sus orejas de burro en la cabeza.

“Habíamos leído sobre cómo la ropa que se ajusta a la forma o la presión alrededor de las orejas puede ser calmante para los perros que están en un estado de excitación elevado”, relató.

@mykomushroom / Instagram

“Le habíamos comprado un disfraz de Halloween de Ígor (el burro de Winnie Pooh) hace unos meses, así que le sacamos la parte de las orejas caídas. Se los pusimos y al instante se volvió muy callado y tranquilo”, agregó.

Desde entonces, el disfraz se ha vuelto el calmante de Myko. Cada vez que atraviesa por una crisis sus dueños saben qué hacer y hasta ahora les ha rendido frutos.

@mykomushroom / Instagram

“La forma en que se expresa, sus sentimientos, sus reflexivas reacciones a las cosas, es tan inspiradora y un recordatorio de que está bien sentir las cosas y buscar ayuda cuando la necesita. Las lecciones que hemos aprendido de él sobre el coraje, las segundas oportunidades y la bondad son infinitas“, expresó su dueña.

Puede interesarte