Por Camila Cáceres
5 septiembre, 2017

¡Cuánta valentía!

Permítanme comenzar declarando que ESTOY EN SHOCK porque esta noticia no ocurrió en Australia, famoso por su flora y fauna altamente nocivas para la vida humana (a veces en verdad pienso que los australianos deben tener genes superiores. LOS KOALAS tienen clamidia. Sí, la infección de transmisión sexual. No, no es broma), sino en una ciudad llamada Limbang, al oeste de Malasia. 

Limbang es una ciudad relativamente pequeña en la isla Borneo, con alrededor de 42,600 habitantes, pero su propio aeropuerto y todo.

Cuenta con todas las comodidades de una urbe muy cercana a la naturaleza… y las desventajas que eso conlleva.

AsiaWire

Por ejemplo, COCODRILOS GIGANTES EN MEDIO DE LA CALLE.

No hay reportes de que haya pasado antes, eso sí, pero imagina ir haciendo tu vida y tener que pasar a la estación de gasolina y ¡SORPRESA! Cocodrilo gigante.

¿Y quieren saber algo realmente aterrador? Este es un cocodrilo malasio de agua salada. Los machos pueden llegar a medir SIETE METROS. UNA JIRAFA ADULTA MIDE SEIS METROS. 

AsiaWire

Un equipo de bomberos decidió caritativamente intervenir antes de que a alguien le diera por resolver la situación con una escopeta. Después de todo, los cocodrilos, como muchos otros animales, nos dan un pánico instintivo y razonable, pero sólo hacen lo que dictan sus instintos.

Si no fuera porque los humanos vamos apropiándonos de sus territorios, estos encuentros cercanos del tipo salvaje no pasarían tan a menudo.

Los bomberos lograron cubrir la cabeza del reptil con una bolsa y enredar su cuerpo con una cuerda lo suficiente para controlarlo. El video de su proeza realmente hay que verlo para creerlo.

Eso sí que es tener la sangre fría.

El animal fue entregado a la agrupación Sarawak, quienes se encargarán de poner al cocodrilo en manos de las autoridades de vida salvaje en Malasia para que se cercioren de que no sufrió ningún daño y finalmente lo regresen a su hogar.

Te puede interesar