Por Luis Lizama
29 julio, 2020

El felino se refrescaba en un charco, para capear los infernales 40ºC que había en ese momento, cuando de la nada apareció el osado anfibio. Compartieron un momento y casi se hacen amigos.

La naturaleza es muy sabia. Todos los días nos sorprende, con grandes descubrimientos que ignorábamos o también con bellas e insólitas amistades.  Por fortuna, gracias a Internet, podemos enterarnos de todo lo que ocurre en el mundo y en el reino animal, desde la comodidad de nuestro sillón.

Este par de amigos llega desde la India para alegrarnos el día, con su poco habitual relación. El fotógrafo Aditya Singh capturó el divertido momento en que el tigre de Bengala tomaba un descanso, refrescándose en un charco para capear los 40ºC que había en el lugar. De un momento a otro, se le subió encima una diminuta y valiente rana. Lejos de enojarse, el felino ni siquiera se inmutó y siguió descansando. Compartieron una siesta y casi se hacen amigos. 

Así es el reino animal, impredecible y extraño.

Aditya Singh

El tigre de Bengala es una subespecie que habita principalmente la India.

Este bello ejemplar estaba agobiado por el infernal calor que azotaba su hogar, con más de 40ºC. Para refrescarse, partió a un charco y se remojó en él.

Ese territorio generalmente es de los anfibios, por lo que se arriesgaba a ser molestado. Sin embargo, cuando una rana subió por su pata y llegó hasta su lomo, no le importó y durmieron juntos. Todo fue captado por el lente de Aditya Singh.

Aditya Singh

En las asombrosas imágenes, puede verse al tigre con un evidente rostro de cansancio. Tanta era su fatiga, que ni siquiera notó al pequeño amigo.

Con mucha valentía, se le subió por la pata y fue escalando por su cuerpo.

Aditya Singh

La divertida rana medía unas 3 pulgadas, de una especie muy popular en la India.

Al tigre no le importaba que la rana estuviera allí. «No podía deshacerse de él, por lo que el tigre prefiere ignorarlo, ya que claramente no son una amenaza, solo un irritante menor».

Comentó el autor de las imágenes, Aditya Singh, a Daily Mail.

Aditya Singh

Fue un momento muy gracioso, sobre todo porque después terminaron durmiendo juntos. Es imposible saber si estaban «abrazados» o se hicieron mimos, pero al menos descasaban el uno en el otro.

Acá el momento justo en que la rana sube al lomo del tigre:

Aditya Singh

¡Pero ojo! Porque después se unió otra rana a la fiesta, que también alcanzó a salir en algunas fotos.

Viendo al esponjoso y bello felino, evidentemente a cualquiera le darían ganas de abrazarlo y dormir en su panza, incluso si eres una rana.

Puede interesarte