Por Alejandro Basulto
15 octubre, 2020

El video grabado por el viajero Seth Royal Kroft en el Parque Nacional Yellowstone, mostró una curiosa y hasta traviesa interacción entre ambos animales.

Uno de los lugares más visitados por los turistas que van a Estados Unidos, es el Parque Nacional Yellowstone, el primero en la historia del país, al que se puede llegar tanto desde Wyoming, como también por Montana e Idaho. Es una reserva natural que se encuentra encima de la caldera del mayor volcán de América, uno que está muy activo, pero que desde hace 640 mil años no tiene una erupción. Un parque nacional que es considerado el más antiguo del mundo, donde se puede encontrar una fauna muy diversa, beneficiada por la prohibición de la caza hace 150 años.

Seth Royal Kroft

Con un área de 8983 km² y un territorio que comprende lagos, cañones, ríos y cadenas montañeses, es conocido este lugar por poseer múltiples ecosistemas, donde puede hallarse cientos de especies de aves, peces, reptiles y mamíferos, algunos de ellos incluso en peligro o amenaza de extinción. Sin olvidar que es también la zona más extensa con la megafauna más famosa de Estados Unidos, pudiéndose observarse en el parque, como libremente transitan manadas de bisontes, alces, lobos y osos pardo. Y de hecho, recientemente, el viajero y fotógrafo de Montana, Seth Royal Kroft, logró dar con estos últimos.

Seth Royal Kroft

Tras agarrar su cámara fotográfica, partió hacia esta reserva natural, inspirado en el hallazgo de un oso pardo que derribó a un gran alce. Seth necesitaba captar encontrarlos, pero le costaría. A las 6 am ya estaba en el lugar y todavía estaba todo muy oscuro. Se preparó unos fideos y esperó. Hasta que llegando el amanecer, lo vio al otro lado del río. A unos 150 metros de distancia, estaba el oso pardo.

Seth Royal Kroft

Sin embargo, la naturaleza y este parque natural le tenían preparadas más sorpresas, porque poco después un lobo gris salió del bosque, al percibir el olor del gran alce en descomposición, dándole a Seth el acceso a las que posiblemente sean unas de las mejores fotografías de su vida. Además de que también fue su primer encuentro con un lobo. Tuvo la fortuna de poder grabar a estos famosos depredadores juntos.

Seth Royal Kroft

“Fue muy emocionante. Me he encontrado con osos negros mientras acampaba varias veces a lo largo de los años, pero son relativamente inofensivos en la mayoría de las situaciones. Solo me he encontrado con osos pardos unas pocas veces y solo en el parque de Yellowstone. Todo eso para decir que en general todavía llevaré spray para osos cuando vaya de excursión a un posible país de osos (…) Tan grande como era, el oso pardo sabía que un solo lobo no era ningún tipo de amenaza. El lobo parecía tener un comportamiento travieso y juguetón. Como si fuera un juego. Lentamente se acercaría lo más que pudiera al cadáver del alce, alcanzando una distancia de meras pulgadas antes de que el oso se moviera un poco y enviara al lobo a retirarse rápidamente”

– contó Seth Royal Kroft a Bored Panda

Al momento en que apareció el lobo gris, todavía estaba oscuro, por lo que Seth tuvo que atravesar la niebla del cauce para poder fotografiarlo bien. A pesar de la hostilidad que uno esperaría del oso pardo ante este lobezno acechador, el primero no estaba interesado en su visita, mientras que el segundo volvería unas cuentas veces con las esperanza de lograr sacar un pedazo de carne de la presa muerta.

 

 

 

Puede interesarte