Por Alejandro Basulto
27 marzo, 2020

A pesar de que tras ver estas fotografías, la primera reacción de uno es aterrorizarse, Harry Stone lo que busca es destacar y ayudar a conservar a estos feroces animales del mar, que están en una situación vulnerable.

Sin duda unos de los animales marinos más temidos del mundo es el tiburón blanco. Uno de los seres vivos más grandes de la fauna marítima y también un devorador que inspira un profundo temor y respeto en su nadar por los mares.

Harry Stone/MediadrumImages

Tanto es el impacto que ha generado este escuálido en la cultura popular, que se han realizado varias películas buscando inmortalizar su ferocidad. La más conocida es Jaw, de Steven Spielberg, que marcó un antes y un después en cuanto a películas de suspenso en el mar.

Harry Stone/MediadrumImages

Los tiburones blancos suelen ser solitarios, y ocasionalmente viven en pareja. Sus presas favoritas son los grandes mamíferos marinos, como los leones de mar, a los que emboscan desde varios metros abajo de ellos camuflándose con la oscuridad de las profundidades. Pero este pez gigante que vive en las aguas cálidas y templadas de muchos océanos, y que puede llegar a medir entre 5 a 7.5 metros de longitud, está en peligro de extinción.

Harry Stone/MediadrumImages

A pesar de que se ha sabido de tiburones blancos que viven más de 70 años, su escasa tasa de reproducción, la pesca deportiva y la falta de medidas de conservación, hacen de este animal uno que se encuentra en una situación vulnerable a nivel mundial.

Harry Stone/MediadrumImages

Más encima, la cautividad del tiburón blanco es imposible, debido a que es una especie nómade que deja de comer si se encuentra encerrada. Y por mucho que se piense lo contrario, los ataques de tiburones contra seres humanos son bastante raros, de hecho, normalmente tienden a ser errores.

Harry Stone/MediadrumImages

«Los tiburones blancos son animales impredecibles y potencialmente peligrosos, por lo que se debe tener cuidado, especialmente si te inclinas sobre el costado del bote o te colocas en un escalón de natación o cualquier otra perca precaria. Los barcos se mueven sobre el oleaje y pueden ser resbaladizos (…) Desafortunadamente, debido a las presiones humanas y otros desafíos ecológicos, los grandes tiburones blancos ahora son vulnerables a la extinción (…) Educar a las personas sobre la difícil situación, la importancia de los tiburones y el hecho de que no merecen su mala reputación es muy crítico. Como especie, los tiburones blancos han estado aquí por alrededor de 16 millones de años, y en algunas décadas, casi los hemos aniquilado. Como depredador del ápice, el tiburón blanco cumple funciones vitales en su entorno»

– explicó el fotógrafo Harry Stone a Daily Mail.

Harry Stone/MediadrumImages

Tal vez impulsado por esta situación, que el fotógrafo británico, Harry Stone, visitó la costa de Sudáfrica, con la intención de ayudar a conservar este majestuoso y temible escuálido. Lo enigmáticos que son estos animales, sabiéndose todavía muy poco sobre ellos, más allá de que son selectivos e inteligentes, fueron factores que motivaron a este joven a dedicarles una jornada de fotografías.

Harry Stone/MediadrumImages

«Al igual que muchas personas, crecí con la película Jaws, que comenzó una fascinación de por vida con los tiburones (…) También tuve una madrina australiana que me dijo que la criatura de la película realmente existía, porque los tenían de dónde venía. ¡Me enganché! (…) Creo que ser el pez depredador más grande del mar y tener una reputación tan temible los hizo infinitamente interesantes. Cuando crecí, todos pensaban que los tiburones blancos eran literalmente las cosas más aterradoras del planeta, cableadas y esculpidas por la evolución para ser el último depredador mortal. Sin embargo, si tienes la suerte de pasar tiempo con ellos, te das cuenta de que no merecen tanta infamia»

– contó Harry Stone a Daily Mail.

Los tiburones han generado tanto interés en este fotógrafo británico, que ha dedicado más de una década de su vida en el agua fotografiándolos. Y claramente, el tiburón blanco, el pez depredador más grande de la Tierra, tiene méritos de sobra para ser uno de los escualos favoritos de Harry.

Harry Stone/MediadrumImages

«Lo mejor que sucede cuando las personas ven tiburones blancos con sus propios ojos es un cambio de percepción (…) Muchos abandonan el puerto aterrorizados y regresan, después de verlos, llenos de asombro y respeto, pero no tanto de miedo. Siempre le digo a la gente que los tiburones blancos no son lo que piensan que son. El mundo piensa que conoce a este animal, pero están pensando en un monstruo de película de terror, no en la realidad. La realidad no es tan aterradora sino infinitamente más fascinante (…) Los tiburones son depredadores perfectamente evolucionados, y creo que es importante documentar todos los aspectos de ellos, pero es vital recordar que no son viciosos asesinos devoradores de hombres, sino habitantes de este planeta establecidos desde hace mucho tiempo que simplemente intentan sobrevivir en un mundo que ha vuelto cada vez más difícil contra ellos»

– dijo Harry.

Harry Stone/MediadrumImages

Esto fotógrafo británico además se lamenta que sus fotografías más vistas, sean las de los tiburones mostrando sus dientes y mandíbulas, cuando según él, esas imágenes solo representan una fracción de segundo de su comportamiento general. Siendo más común verlo deslizándose, tranquilo y sin esfuerzo en el agua.

 

 

 

Puede interesarte