Por Moisés Valenzuela
5 diciembre, 2018

Muneca estaba cerca de cumplir 20 años y luchaba con una ceguera casi completa.

A veces es la única salida. No la queremos, claro que no, pero debemos admitir que es lo mejor. Cuando tu mascota acarrea enfermedades y pasa la mayor parte del tiempo sufriendo, sólo queda resignarse. Es mejor dejarlo descansar.

Esta pequeña salchicha tenía 19 años, estaba ciega y no podía más. Había que dejarla partir.

Frosted Faces Foundation

Muneca era una perrita que no tenía hogar. No muchas personas quieren una mascota de avanzada edad y con problemas de visión.

Así, mientras su ceguera avanzaba, en el refugio Frosted Faces decidieron ayudar incluyendo a la perrita en un programa de adopción. Al poco tiempo hubo resultados.

Amy Gann fue la joven que quiso darle un hogar, como relata The Dodo. Así, en adelante todo debía mejorar.

Frosted Faces Foundation

Pero Muneca no tenía la vitalidad de antes, y aunque se comportaba como un bebé y recibía todo el amor posible, su cuerpo se deterioraba cada vez más.

Muneca sólo estuvo 17 meses con Amy. Luego de mucho sufrimiento, tuvieron que tomar la decisión de dejarla partir.

Frosted Faces Foundation

Sin embargo, quisieron conservar el mejor recuerdo de ella, y antes de su último respiro, contactaron a John Hwang, fotógrafo profesional, para que hiciera unas últimas imágenes de la perrita.

El resultado fue maravilloso.

Frosted Faces Foundation

Luego que las imágenes estuvieron terminadas, Muneca fue “puesta a dormir”. Con el dolor de la despedida, su dueña le dijo adiós sabiendo que era la mejor decisión.

Y aunque no son momentos fáciles, los buenos recuerdos siempre quedan. Sobre todo con tan bellas imágenes como estas.

Frosted Faces Foundation

 

Puede interesarte