Por Javiera González Ruiz
30 noviembre, 2018

Apenas la vio, supo que era la mascota perfecta para ella.

Todos recomiendan adoptar a una mascota desde muy pequeña, así podremos educarlo según nuestros gustos y no pelear con hábitos que ya tienen incorporados y que son muy difíciles de cambiar. Por eso para la mayoría de los animales viejos abandonados es todo un problema encontrar una familia que esté dispuesta a aceptarlo tal y como es.

Sin embargo, siempre hay excepciones… y Bridgid Staub, de San Antonio, Texas, es una de ellas.

Cuando la chica sintió que algo le faltaba en su vida, decidió ir al refugio de animales de su ciudad para ver si conectaba con alguno de los gatos de allí, pues sentía que podía ser una forma de sentirse más “completa”, y sin pensarlo dos veces llegó hasta el lugar.

Bridgid Staub

Allí, preguntó cuál había sido el gato que había estado allí por más tiempo, y los encargados le presentaron a una gatita llamada Cali, que había sido callejera, estaba sorda y como tenía pocos dientes, se estimaba que ya era una anciana.

“Era una hermosa gata calico con enormes ojos verdes. Cuando la dejaron salir de su jaula, de inmediato soltó un maullido muy fuerte y diferente. Esto me hizo sonreír por primera vez en mucho tiempo”, le dijo Bridgid a Love Meow.

Bridgid Staub

De inmediato el felino la llevó hacia el fregadero para que le diera agua fresca y después centró toda su atención en su nueva amiga. “Ella me golpeó la mano con la mano hasta que la acaricié y luego se acostó y se acurrucó, disfrutando de mis defectos” contó su nueva dueña.

Así que no había nada más que pensar. A los pocos días Cali había abandonado el refugio para tener una nueva vida junto a Bridgid, quien tenía claro que había encontrado a la mascota perfecta.

“No durmió nada la primera noche. Estaba muy alerta y ansiosa por su nuevo entorno“, dijo la chica, aunque de acuerdo a sus palabras, “a la mañana siguiente fue como si se hubiera encendido una luz. Se acurrucó en mi regazo mientras estaba en el sofá y me dormí”.

Bridgid Staub

La gatita se dio cuenta de que finalmente estaba en casa. Y desde entonces duerme todas las noches al lado de su dueña, incluso a veces comparten almohada.

“Ella trae mucha alegría a mi vida y estoy tan agradecida de haber decidido adoptarla. ¡Es posible que haya salvado su vida adoptándola, pero ella también me ha salvado la vida!

Bridgid Staub

Sin duda ambas se harán muy buena compañía desde ahora en adelante.

Puede interesarte