Por Romina Bevilacqua
9 febrero, 2016

¡Estaba de lo más cómodo!

Lo que a primera vista parecería una rata esperando su oportunidad de atacar a algún polluelo desprevenido, resultó ser algo mucho más adorable. Cuando Rex fue a revisar cómo se encontraba su querida pata que acababa de ser madre, vio entre aquellas bolas de plumas amarillas un extraño huésped. Se trataba de un bandicut, una especie de mamífero marsupial del tamaño de una rata pero con el hocico alargado y puntiagudo. Y por lo que Rex podía ver, el pequeño estaba bastante a gusto entre esa tropa de  ruidosos plumíferos.

«Yo pensé ‘¿qué estás haciendo allí?’. La madre pato no se había ofendido por la presencia de ese pequeño amigo»

Rex

De hecho, el bandicut era bienvenido en su familia. Cuando todos los patos se arrimaban para sentir el calor de su madre, allí estaba también el marsupial.

12647165_1175337072478451_5629931760402271411_n
9 News Perth

No se sabe cómo llegó a estar allí o por qué la madre pato lo dejó convivir con ellos. Pero la teoría de Rex es que la madre del bandicut aún está por allí cerca cuidando de él, ya que han pasado 5 días desde la primera vez que lo vio y el pequeño sigue con vida y se ve bastante saludable. Además él cuenta que suele ver a estos animalitos en su propiedad, quienes usualmente roban la comida de los platos de sus aves.

Probablemente, y tomando en cuenta la cantidad de depredadores que existen en Australia, si no fuese por que esta madre pato lo acogió el pequeño no habría sobrevivido tanto tiempo.

«Si su madre lo hubiese dejado por su cuenta, lo habría atrapado una urraca o algo pero buscó refugio bajo el pato»

Rex

 

Puede interesarte